8 agosto 2017 Salud

Puntos para tener en cuenta ante la pérdida teporal de memoria

En algunas oportunidades los niños llegan, en corto plazo, a perder la memoria, un problema que seguramente pondrá a sus padres en una clara señal de alerta. En el artículo de hoy hablaremos de esta condición que no solo afecta a los mayores.

Aunque no es normal que suceda los niños también podrían llegar a perder su memoria, podrían tener dificultades para recordar las cosas que hicieron o que aprendieron el día anterior. Las causas que generan este problema son muchas, y la mayoría de ellas son realmente difíciles de determinar.

En muchos casos la pérdida de memoria es determinada por alguna lesión en la cabeza, por un alto grado de estrés emocional o por diferentes problemas de aprendizaje. Dentro de los síntomas más frecuentes encontramos la dificultad para recordar o la imposibilidad de realizar tareas que, en apariencia, son sencillas para su edad. En el caso de que hayas visto alguna de estas opciones en el niño te aconsejamos consultar con el pediatra para poder establecer un claro diagnóstico y su posterior tratamiento.

En algunas oportunidades los niños llegan, en corto plazo, a perder la memoria.

Generalmente la primera ayuda que recibe un niño que pierde la memoria a corto plazo es la atención y el amor de su cuidador. Por esa razón será necesario poder prestar atención y así poder encender las diferentes señales de alarma. Chequear si el niño está teniendo problemas para recordar las cosas simples o si repite las mismas cosas una y otra vez. Estas podrían ser señales claras de un problema grave. Reiteramos la importancia de no ignorar o pasar por alto este tipo de síntoma.

Una de las maneras que, científicamente fueron probadas, para mejorar la capacidad del cerebro es mediante ejercicios o actividades del cerebro. Entre ellos encontramos juegos que son simples, por ejemplo, actividades relacionadas a la memoria.

Lamentablemente en la actualidad los niños pasan muchas horas mirando televisión o frente a una tablet u ordenador en lugar de disfrutar de espacios al aire libre. Es bueno que los niños realicen actividades al aire, como salir al jardín a disfrutar los días soleados. Realizar cosas simples en las que se puede enseñar a los niños a realizar cosas, siempre con la supervisión de los adultos. Esto también es muy importante para los niños que han perdido la memoria, al ver que fueron logrando pequeños logros se sentirán felices y estarán dispuestos a aprender más cosas.

Tener una buena comunicación con el niño será uno de los puntos claves para encontrar la mejor solución al problema. Si se establece un buen diálogo con el niño que tiene problemas para recordar cosas o parece estar distraído se podrá mejorar el panorama más rápido. También es necesario que los adultos sean perseverantes y no se den por vencido rápidamente.

Una de las causas de la pérdida de memoria a corto plazo es el estrés emocional, en estos casos en particular no se deberá ejercer más presión sobre el niño ya que esto solo empeoraría la situación. El niño se sentirá más feliz cuando vaya sus propios avances y tendrá un interés mayor de poder completar otras tareas.

Vía | La saludi
Foto | Pixabay – Alexia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *