2 marzo 2017 Actualidad, Entretenimiento

planes con niños

A lo mejor a priori, pensar en visitar una exposición con el nombre “Excreta”, no resulta muy atractiva. Sin embargo, cuando os explique algo más en qué consiste se os despierta la curiosidad. “Excreta, una exposición (in)colora, (in)dolora e (in)sípida” acaba de abrir sus puertas en el Museo de la Ciencia de Valladolid y en ella se aborda el mundo de las deposiciones desde distintas perspectivas.

Hace un tiempo esta exposición ya tuvo lugar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN – CSIC) y tuve la suerte de poder visitarla con mi familia. A los más pequeños les encantó. Ya sabéis que con una cierta edad, todo lo que tenga que ver con la caca es divertido. Y a los adultos nos resultó cuanto menos sorprendente.

En primer lugar, porque en ella descubres que hay animales coprófagos, plantas que envenenan a sus enemigos con sus excrementos o moluscos cuyas deposiciones son joyas … por no hablar de la réplica de la hez humana más grande encontrada, el llamado “coprolito vikingo” (con 20 cm de largo y 5 cm de ancho – ahí es nada).

A pesar de que es un tema que de primeras puede producir rechazo, la excreta es importante desde una perspectiva ecológica, médica, social y cultural que no siempre se tiene en cuenta.

excreta_cartel

Por ejemplo, el ámbar gris se genera en el intestino de los cachalotes y es realmente valorado en la industria del perfume. Los mayas creían que el oro eran las deposiciones de los dioses. Y un dato para reflexionar: unos 2.500 millones de personas actualmente no tienen acceso a un saneamiento adecuado.

La excreta en la naturaleza y en la sociedad

La exposición se divide en dos ámbitos: “La excreta en la naturaleza” y “La excreta en la sociedad”. En el primero se hace un recorrido sobre unos residuos que pueden ser tanto de animales, como los coprolitos (excrementos fosilizados de dinosaurios) o como el mencionado excremento del vikingo, hasta vegetales. Las plantas excretan dióxido de carbono, pero también resinas o productos que expulsan a través de las raíces.

En cuanto al segundo ámbito, la muestra nos explica toda la información que nos ofrecen los excrementos sobre la salud y su papel en las diferentes culturas, cómo evolucionó el inodoro o el papel higiénico. O, algo tan llamativo, como el sistema creado por la NASA para gestionar las deposiciones de los astronautas en el espacio.

Como veis la exposición no tiene desperdicio. Rectifico, más bien, tiene muchos, pero con ellos el objetivo es cambiar nuestra percepción y transmitir la importancia de su correcta gestión para la salud y el planeta. Todos aquellos que queráis visitar Excreta, podéis hacerlo desde ya y hasta el 10 de septiembre de este año en el Museo de la Ciencia de Valladolid. Los precios son: 2 euros la entrada general y 1 euro la reducida.

Si queréis más información, la tenéis en la web del Museo de la Ciencia.

Foto | Museo de la Ciencia de Valladolid

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *