19 agosto 2012 Lecturas Infantiles

Poema: las moscas La genialidad de la poesía, entre otras cosas, viene porque se sublima aquello cotidiano, en apariencia tosco y mundano, y que resulta algo bello y hermoso transmitido a través de la pluma del poeta y que el lector recibe con toda su grandiosidad. Al fin y al cabo son nuestros ojos los que, en un momento dado, pueden poner belleza donde otros sólo ven oscuridad.

Es así como el genial Antonio Machado nos habla de las moscas en este poema en el que, aprovecha, para acercarnos a su niñez. A ese paraíso plácido donde todo es dulce y liviano. A través de ellas, de su comportamiento y su, aparentemente, innecesaria existencia, nos va dando un recorrido por la vida del ser humano donde, ellas, las tenaces moscas, siempre le han acompañado en todo momento.

LAS MOSCAS

Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.

¡Oh viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,
—que todo es volar—, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales…
Moscas de todas las horas,
de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,
de siempre… Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado
sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.

Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.

Poema | Antonio Machado
Dibujo | María

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • pepe

    A través de ese ser inmundo que es la mosca, Machado es capaz de evocar todo un mundo de sensaciones vividas.
    Me ha gustado mucho. No lo conocía.
    gracias

    • Gracias Pepe por tu comentario. Sin duda son los grandes poetas los que saben hacer belleza de la fealdad. Me alegra que te haya gustado, también existe una versión cantada, de este poema, por Alberto Cortez o Joan Manuel Serrat. Un saludo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *