3 agosto 2017 Alimentación

Tips para una mejor alimentación

Si bien los niños no crecen siempre al mismo ritmo toda su infancia, mantener una óptima nutrición será muy importante. A partir de cierta edad se deberán tener presente algunos cambios en sus comidas, se dejarán de lado los biberones y se comenzará una nueva etapa en la que los niños se alimentarán de una manera más independiente.

Cuando los niños pasan los 12 meses ya comerán alimentos sólidos y se podrán adaptar a las nuevas texturas y sabores sin problemas, en ese momento de la vida comenzarán a obtener los nutrientes de distintas fuentes, nutrientes que los ayudarán a desarrollarse de la mejor manera, esto continuará a lo largo de muchos años, a través de su infancia.

Qué cantidad de comida necesitarán

La cantidad de comida que el niño necesitará dependerá del tamaño, actividad y edad de los niños, pero se estima que aproximadamente tendrá que ingerir unas 1000 a 1400 calorías por día. El pediatra seguramente te indicará cuánto debe comer tu pequeño y qué alimentos son los más indicados para él.

La cantidad de comida que el niño necesitará dependerá del tamaño, actividad y edad de los niños.

Además, deberás confiar en tu propio juicio, así podrás darte cuenta si tu hijo está o no satisfecho y si está recibiendo la nutrición apropiada. Dentro de la nutrición siempre se habla de promedios, por eso no será necesario que alcance las metas todos los días, simplemente será necesario incluir una gran variedad de nutrientes en su alimentación.

Es importante hablar con el médico acerca de las necesidades específicas de cada edad, puede suceder que los niños más pequeños no estén recibiendo la cantidad necesaria, al menos al comienzo. En el momento de establecer las cantidades, la más alta es aplicable a los niños que son mayores, más grandes o que realizan más actividad física, estos niños suelen necesitar más calorías.

Un punto que tampoco podemos olvidar es que cada niño es diferente, por esa razón la alimentación podría variar según su estatura, el gasto calórico y las actividades que realizan en su vida cotidiana. Existen distintos métodos gracias a los que podemos saber si le estamos ofreciendo o no una dieta balanceada y las proporciones adecuadas, una de las que se ha hecho más popular en los últimos tiempos es calcular las porciones tomando como medida sus manitas.

Podríamos decir que el tamaño promedio del estómago de un niño de uno a cuatro años de edad tiene el mismo tamaño que el puño de su mano, por esa razón la mano es una buena referencia para establecer las porciones óptimas.

Podemos organizar los alimentos en cuatro grupos de alimentos. Dentro del primer grupo de alimentos encontramos el pan, las pastas, cereales y tubérculos, en estos casos un puño equivale a una porción. Una rebana de pan o dos galletas forman una porción. Este grupo se tendrá que servir en cada una de las comidas del niño.

En el segundo grupo de alimentos encontramos las hortalizas y las frutas. Se pueden servir dos porciones en cada una de las comidas, lo mejor sería una porción de hortalizas y frutas. En este caso la porción deberá tener el tamaño de la mano extendida. Es importante enfocarse en este grupo ya que aporta altos contenidos de nutrientes.

El tercer grupo está formado por leche, queso y yogur. Deberán incorporar tres porciones al día. El cuarto grupo está formado por la carnes, pescado, huevos, frutos, legumbres. Estos alimentos son muy importantes para su crecimiento.

Vía | Kidshealth
Foto | Pixabay – Pexels

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *