11 mayo 2017 Salud

problemas respiratorios

Según las últimas cifras, 8 de cada 10 niños, en todo el mundo, padecen asma, o lo que es lo mismo: más de 6 millones de menores tienen problemas respiratorios y, en muchos casos, sin ni diagnosticar. No en vano, se trata de uno de los problemas principales para que los niños sean atendidos en las urgencias hospitalarias y, el primer motivo para el absentismo escolar. De hecho, se trata de la patología más padecida dentro de la población infantil de nuestro país.

Precisamente, con la llegada de la primavera, mejores temperaturas, paseos por el campo o la propia floración, hace que estos problemas respiratorios se multipliquen de manera alarmante, de hecho, muchos niños que mantienen una salud respiratoria controlada durante el resto del año, ven como necesitan mayores cuidados llegada esta época. Pero ¿existe alguna forma de prevenir, controlar y tratar estos problemas respiratorios en los niños?

Medidas de prevención

A veces olvidamos que los pulmones infantiles trabajan a una velocidad distinta de la nuestra, para ellos es vital inhalar y expulsar el aire a más velocidad que lo hacemos los adultos. Si a eso sumamos que sus órganos se encuentran, todavía, en plena maduración, entonces nos encontramos con un riesgo añadido al que podemos enfrentarnos los adultos.

Por eso es vital que mantengamos el aire, que rodea a nuestros niños, lo más puro posible. Al menos en casa es vital que abandonemos ciertos hábitos como el tabaco. No debemos olvidar que, incluso aunque los niños no inhalen el humo del cigarrillo directamente, reciben la toxicidad de la nicotina desde, incluso, nuestra piel, ropa o cabello.

Si vivimos en una ciudad va a ser imposible que los aislemos de toda la contaminación que queda prendida en el ambiente. Pero sí podemos salir a pasear con ellos más a menudo por zonas verdes y lugares con vegetación en los que el ambiente suele ser más puro y limpio.

La alimentación también es fundamental para que los niños no padezcan demasiados problemas respiratorios que, en muchas ocasiones, vienen por la inmadurez de su sistema inmunológico. Las vitaminas A y C son las mejores para estos casos, así que los cítricos pueden ser nuestros mejores aliados.

Problemas respiratorios en bebés

Tratamiento para los problemas respiratorios de los niños

Ante un problema de salud en nuestros niños, sobre todo cuando aún son muy pequeños, lo mejor es acudir al pediatra de inmediato. Él sabrá valorar si es una molestia pasajera o se trata de una patología que le acompañará toda la vida. Una vez valorados todos los síntomas y con las pruebas pertinentes, le pondrá la medicación necesaria.

En muchos casos la recomendación empieza en conseguir un humidificador, especialmente en invierno cuando ponemos las calefacciones y el ambiente se reseca. Pero si el diagnóstico definitivo es que nuestro niño padece asma, entonces necesitaremos tomar unas medidas distintas y mucho más constantes.

El asma se produce cuando las vías respiratorias se inflaman, provocando un estrechamiento que ocasiona distintos problemas como sibilancias, dificultad para respirar, tos o ahogamiento. Después de las pruebas que realice el pediatra, determinará qué tipo de medicación necesita:

  • Medicamentos de control prolongado. Son los que se toman todos los días para evitar padecer los síntomas, incluso cuando no aparezcan. Entre ellos se encuentran los esteroides inhalados, los broncodilatadores de acción prolongada usados con cámaras AeroChamber o los inhibidores de leucotrienos.
  • Medicamentos de alivio rápido. Son los que rescatan al niño cuando tiene tos, dificultad para respirar o un ataque de asma. Generalmente son inhaladores que alivian los problemas de forma rápida y eficaz. Su uso es muy sencillo y se acostumbran a él rápidamente. Pero si se trata de bebés, este mismo medicamento, lo encontramos como nebulizador que es el mismo tratamiento pero en forma de vapor.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *