5 mayo 2015 Psicología

Procrastinacion en la infancia, ¿cómo evitarla?

Procrastinar es el hábito de ir dejando para después, para un indefinido mañana, las tareas u obligaciones que debemos realizar. En ocasiones el retraso puede ser tal que ya resulte inútil o imposible llevarlas a cabo. En otras palabras: se perdió la oportunidad.

Según la psicóloga mexicana María Isabel Gutiérrez Peláez, la procrastinación se suele producir en tres marcos principales.

  1. Marco depresivo: estamos tan tristes que no podemos hacer frente a las obligaciones.
  2. Marco obsesivo: quiero hacer las cosas de una manera tan perfecta que nunca hallo el momento de llevarlas a cabo.
  3. Marco de presión: cómo trabajo mejor bajo presión, dejo todo para último momento aunque vaya a generarme estrés.

La procrastinación es un hábito que puede aprenderse y por eso, es fundamental que cómo padres eduquemos a nuestros hijos en no dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Podríamos concretar las estrategias para evitar la procrastinación en la infancia en cinco:

  1. Fomentar que los niños planifiquen sus tareas y ayudarles a seguir un horario.
  2. Mostrarle el beneficio de llevar a cabo primero las tareas aburridas para luego poder disfrutar al máximo de las divertidas.
  3. Ayudarles a desarrollar una sana autoestima. Aquí es importante enseñarles a nuestros hijos que el perfeccionismo exagerado no es bueno y que el fracaso no es más que una etapa en el camino hacia el éxito, por lo que no hay que tenerle miedo. También a que conozcan sus fuerzas y debilidades para que sepan medir el tiempo que necesitarán en cada actividad.
  4. Y por último: Predicar con el ejemplo. No podemos pretender que nuestros hijos no caigan en la procrastinación si nos ven a nosotros mismos dejar todo para último momento.

Vía | Televisa
Foto | Flikr-LynnFriedeman

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *