10 julio 2017 Psicología

Una técnica para ayudar en el comportamiento de los niños

Podemos encontrar diferentes sistemas o técnicas que nos ayudarán a mejorar la conducta de los niños. Muchas de estas técnicas fueron pensadas por psicólogos con el fin de ayudar a las familias cuando se deben afrontar algunos conflictos o actitudes de la vida diaria.

Una de estas técnicas se denomina ‘cara sonriente’ o ‘Smile face’, se trata de un sistema cuyo objetivo es el de mejorar el comportamiento de los pequeños, desde hace algún tiempo se puso en uso en las escuelas o ámbitos con varios niños. Tiene la ventaja de ser fácil de comprender para los pequeños y los resultados se podrán ver en poco tiempo.

Su creadora, Ruth Peters, ha sido reconocida a través de los años por pediatras y por padres de diferentes partes del mundo, además su exitosa carrera como psicóloga ha escrito diferentes libros para poder ayudar a los padres en la crianza. Si bien murió hace algunos años dejó un importante legado.

Se trata de un sistema cuyo objetivo es el de mejorar el comportamiento de los pequeños.

Peters consideraba que si los padres no ponían reglas y límites claros los niños siempre terminan saliéndose con la suya. Al no tener parámetros claros no los estaríamos ayudando en su comportamiento, ellos no sabrán que esperamos de ello y lo que sucederá si se tiene una mala conducta.

Para poder poner reglas claras Ruth Peters creó un interesante sistema de gestión, el mismo fue denominado ‘smile face’, se trata de una manera de mejorar el comportamiento de los niños.

Cómo funciona la técnica ‘smile face’

Todas las mañanas se deberá colocar en un sitio visible para los niños una hoja de papel con tres caras sonrientes dibujadas, cuando un pequeño tenga un mal comportamiento se hará una cruz sobre una de las caras y debajo de ella se anotará lo qué hizo el pequeño.

Si las tres caras fueron tachadas se deberá tener una consecuencia, por ejemplo, no podrá ver televisión, no podrá andar en bicicleta o se suspenderá la tarde de cine que ya se encontraba planificada.

Si un niño pasa un día sin ninguna cara tachada será necesario recompensarlo, para alentarlo a seguir portándose bien. La recompensa no deberá ser económica, se podrá compartir un juego de mesa, preparar una merienda especial o ponerle un sello en su mano que lo haga sentir único y especial.

De esta los niños llegarán a asumir que las malas acciones tienen consecuencias, pero las buenas acciones también. La técnica de ‘smile face’ ayuda a tener una disciplina para poder mejorar la conducta de los pequeños, no sale dinero, no es complicada, los niños podrán entenderla y los resultados se podrán comprobar en poco tiempo.

Vía | Guia Infantil
Foto | Pixabay – Skitterphoto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *