1 julio 2017 Salud

La importancia de llamar a emergencias médicas

El día de hoy te contaremos cómo debes actuar frente a una emergencia por descarga eléctrica. Lamentablemente algunos niños se ven afectados por este tipo de accidente, es muy importante saber qué hacer en ese momento.

En primer lugar se deberá observar la situación, tratar de estar tranquilo y analizar la forma en que se actuará. En el caso de que el pequeño continúe tocando el cable o el artefacto eléctrico que generó la descarga debemos saber que el el metro alrededor de él también se encontrará energizado, será un conductor de la electricidad, si una persona se acerca podrá recibir la misma descarga.

En el caso de que el pequeño no se encuentre en contacto con el artefacto o con el cable no sería recomendable acercarse en el primer momento ya que el cuerpo también podría ser conductor de electricidad.

Si una persona se acerca podrá recibir la misma descarga.

Un punto muy importante es dirigirse hacia el tablero, pastillas o centro de descarga y apagar o desconectar la energía, cortar la corriente eléctrica es fundamental. Cuando la energía se corte se deberá seguir los siguientes pasos:

Antes de tocar o hacer reanimación al niño afectado deberemos llamar a la emergencia médica. Es muy importante que el personal médico nos vaya guiando acerca de lo que se hacer, si no tenemos los conocimientos necesarios se podría generar una gran lesión o podemos empeorar el estado del accidentado.

Por lo general el niño afectado podrá tener quemaduras de segundo y de tercer grado, tenemos que ver en que estado se encuentra y llamar inmediatamente a las emergencias señalando lo que sucedió, así los médicos podrán llevar los elementos que se necesiten.

Deberemos decirles que un niño recibió una descarga eléctrica, decirles el sexo del herido, la edad, la complexión y describir lo que se ve, por ejemplo, si se ve sangre, si perdió el conocimiento si tiene lesiones y de qué tipo, además de dar una breve descripción de lo sucedido.

Para saber el grado de la quemadura bastará ver la herida. Si la herida es negra estaremos frente a una quemadura de tercer graso, si es de color rojo, con grandes ampollas o descamación estaremos frente a una quemadura de segundo grado. Si, únicamente, la región está apenas enrojecida hablaremos de una quemadura de primer grado.

Mientras llega el servicio de emergencia podremos tranquilizar al niño pero sin tocarlo, tratar de hablarle para que no se mueva, ya que no se conocerá la lesión ni la gravedad de la situación.

Si tiene la piel pegada a algún material plástico o a la ropa no tratar de retirarla. Mantener la herida limpia, evitando que caiga polvo, agua u otra sustancia en la zona.

En el caso de que el herido se encuentre inconsciente o continua convulsionando se deberá evitar la asfixia poniendo a la persona de lado para que no se trague la lengua, saliva o sangre. No se deberá intentar reanimarlo, solo lo podrá hacer una persona que tenga el conocimiento necesario.

Vía | Programa casa segura
Foto | Pixabay – Comfreak

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *