8 octubre 2017 Psicología

Comportamiento entre hermanos

Los niños, en ocasiones, pueden tener problemas de disciplina, hoy hablaremos de lo que podrías hacer en cada caso y que soluciones serán las más efectivas. Muchos de los problemas de disciplina se relacionan a la edad y a la etapa de desarrollo de cada niño.

Para poder tratar los problemas de disciplina deberás evaluar cada situación en particular, seguramente si analizas la situación podrás encontrar una buena estrategia para conseguir los mejores resultados que se desean.

Uno de los problemas de comportamiento más frecuente en los niños se relaciona con un mal trato para con los hermanos. Cuando un niño no consigue lo que quiere termina maltratando a su hermano, sin importar si es el menor o mayor. Generalmente se comporta de una manera tranquila pero luego de un rato tranquilos comienzan a pelear sin motivo alguno.

Para poder tratar los problemas de disciplina deberás evaluar cada situación en particular.

Ante esta situación los expertos señalan que es importante no juzgar ni ponerle calificativos a su actitud. Si bien es razonable hacerlos pensar en lo que sucedió también debemos hacerles entender que con esa mala actitud se está violando una regla más importante. El hogar debe ser un lugar en donde existe el diálogo y no las agresiones. Los niños no deberán ser jugados como malos o buenos ya que esto podrá afectarlos y podrán actuar en base a la etiqueta que se les ponga.

Los adultos también deberemos observar el comportamiento de los niños y ver si esta sucediendo algo que realmente los enoje tanto. Nunca se debe caer en darle nalgadas, los golpes no son bueno y le estamos dando un mal mensaje. Si a un niño se lo castiga físicamente solo se estará reforzando su mal comportamiento.

Lo importante es tomar las medidas necesarias cuanto antes, ten presente que un niño de dos o tres años de edad no lastima a otro con la intención de herirlo, lo que le sucede es que le cuesta controlar sus impulsos, pero si no se toman medidas a tiempo las cosas podrán empeorar.

Evita los roles de agresor y víctima, aunque parezca que el comportamiento de los niños es predeterminado en realidad no lo es, esto no significa que lo tengas que aceptar. Pero para evitar este juego de roles lo mejor siempre será tratar a los niños por igual. Si los hermanos se pelean por un juguete los dos deberán retirarse unos minutos y regresar cuando se hayan calmado.

En un próximo artículo continuaremos hablando de las medidas que los adultos debemos tomar frente a los distintos actos dónde los niños no tienen disciplina.

Vía | Español baby center
Foto | Pixabay – Greyerbaby

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *