17 junio 2017 Salud

Un problma muy fácil de detectar

El día de hoy comenzaremos a hablar de los abscesos infantiles, en primer lugar recordaremos que un absceso es una cavidad cerrada que contiene pus. Puede aparecer en el organismo para intentar combatir una infección en la zona del tejido.

Los glóbulos blancos se van moviendo a través de las paredes de los vasos sanguíneos hasta la zona en donde se encuentra la infección y se van acumulando dentro del tejido perjudicado. En este proceso se va formando pus, una acumulación de glóbulos blancos vivos y líquidos que se mezclan con bacterias y otras sustancias extrañas.

Los abscesos se pueden ver fácilmente por la acumulación de la pus, se pueden generar en diferentes partes del cuerpo. Generalmente, a su alrededor, se hincha la zona y se inflama.

Los abscesos se pueden ver fácilmente por la acumulación de la pus.

Causas que provocan abscesos en los niños

Generalmente el absceso aparece como consecuencia de la lucha que dan las células que defienden el organismo y las bacterias que provocan una infección. La infección llega a formar un absceso cuando se queda limitada por una cápsula en cuyo interior hay pus.

Al empezar la infección la zona se va poniendo roja y se va calentando, luego se pone más blanda y si no es tratada de manera adecuada la pus termina saliendo al exterior por una fistula.

Los abscesos pueden aparecer en distintas partes del cuerpo.

Cómo tratar los abscesos en los pequeños

Al existir diferentes tipos de abscesos existen diferentes maneras de tratarlos. En algunos casos será necesario que el médico recete algún antibiótico, aunque si el problema es simple no será necesario. En otros casos el profesional considerará necesario drenarlo quirúrgicamente. Lo primero que deberás hacer siempre es consultar con el pediatra o el dentista (en caso que haya salido en las encías).

Afortunadamente estamos frente a un problema muy fácil de ver, ya que son elevados, la zona es roja y, al tocarlos, causan mucho dolor.

Para poder prevenir los abscesos de tipo cutáneos una buena medida es mantener una correcta higiene de la zona. En los abscesos dentales será importante realizar la rutina de higiene diaria y las visitas frecuentes al dentista.

En los casos en que se abran solos y comiencen a drenar la infección desaparecerá en apenas un par de días, pero si no se cura ni comienza a cicatrizar se deberá consultar con el pediatra.

Vía | Kids health
Foto | Pixabay – Valelopardo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *