3 octubre 2011 Alimentación, Entretenimiento, Manualidades

Terrorífica sandía para el postre de Halloween
Chucherías y dulces son los grandes protagonistas de Halloween, es un día en que la mayoría de los padres hace un poco la vista gorda. Pero, casi cualquier comida permite una terrorífica transformación. Lo que hoy os proponemos no es exactamente una receta, es una manualidad con sandía o melón, para transformarlos en un espantoso cerebro sangrante.

Sólo necesitas una de estas frutas, gelatina o mermelada de fresa, un buen cuchillo y algo de pericia. Pela la sandía como harías con una naranja, pero dejando la parte blanca a la vista. Si queda algún resto de verde tampoco quedará mal. Después corta uno de los lados de la sandía para tener una base y que se sujete en el plato o bandeja. Pide ayuda a los niños para dibujar los surcos del cerebro en la sandía con un palillo.

Guiándote por los dibujos, con un cuchillo afilado, corta los surcos, dejando ver la parte roja de la sandía, y ya lo tienes. Si pones por encima gelatina roja o mermelada de fresa, quedará más terrorífico. Si es un melón lo que estás transformando, la mermelada le dará un efecto más realista.

Además del postre, puede ser el centro de mesa de la fiesta de tus peques. Puedes acompañarlo de otros cerebros más pequeños, con manzanas, por ejemplo. Tener un cuchillo bien afilado es el secreto para esta receta de Halloween.

Vía | Pajama Mommy
Foto | Landmark Home Warranty

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *