27 enero 2012 Alimentación, Entretenimiento

Un desayuno o merienda especial que está riquísimo

Hoy quiero compartir con vosotros una receta de rollitos de canela. Seguro que muchos los habréis probado en la cadena CanelRolls. Si vuestros pequeños son apasionados del chocolate y la canela esta es una receta que les encantará, ideal para un desayuno o merienda especial.

Para preparar nuestros Cinnamon Rolls necesitamos: 90 gramos de azúcar granulado, 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente, 7 gramos de sal, 1 huevo ligeramente batido, 5 gramos de extracto de limón o en su defecto la ralladura de uno natural, 500 gramos de harina de fuerza, 10 gramos de levadura fresca, 1 taza de leche. Para el relleno necesitaremos: 90 gramos de azúcar, 15 gramos de canela y chispas de chocolate.

Esta receta puede realizarse con la ayuda de la batidora o de forma manual. El primer paso es mezclar en un bol la harina y la sal. En otro cuenco se mezcla el azúcar, el huevo batido, la levadura, el extracto de limón y la leche. Una vez mezclado lo añadiremos a la harina y la sal para batirlo todo. En el transcurso de unos doce minutos la masa empezará a quedar sedosa y elástica, es entonces cuando añadiremos la mantequilla y seguiremos mezclando. Después de unos minutos batiéndolo todo ya podemos proceder a engrasar la masa y dejarla hecha una bola. Tapamos con un film transparente y dejamos que fermente dos horas hasta que aumente de volumen.

Cuando ya haya fermentado continuaremos con la preparación del relleno. Se coge la masa y se estira con un rodillo formando un rectángulo de 1,5 centímetros de grosor. El siguiente paso es pintar el rectángulo con mantequilla derretida. Después espolvoreamos el preparado de azúcar, canela y las chispas de chocolate. Por último enrollamos el rectángulo formando un cilindro y dejando la abertura hacia abajo. Cortamos el cilindro en trozos de 3 centímetros de grosor para formar los rollos. Ya solo queda colocar los rollos en la bandeja del horno dejando espacio entre ellos porque aumentan de volumen. Precalentamos el horno a 175 grados y horneamos durante 20 o 30 minutos hasta que queden dorados.

Si queremos decorarlos con glaseado, esperaremos a que se enfríen para rociarlos. El glaseado puedes conseguirlo mezclando 8 cucharadas de azúcar glass y una cucharada y media de jugo de limón. Como ves, es una receta en la que pueden participar los niños preparándola y con la que disfrutará toda la familia degustándola.

Vía | La cocina de Inés
Foto | Flickr-Grongar

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *