14 febrero 2011 Alimentación

Receta para niños: Pan de mono con manzana
El pan de mono, traducido literalmente del inglés, monkey bread, es una receta típica de los Estados Unidos que se toma en el desayuno en fechas señaladas. Probablemente el nombre tiene mucho que ver con que se come con las manos. Es dulce y empalagoso, pero sabroso y una buena forma de incluir la fruta en la dieta de los niños aunque sólo podremos ofrecérselo de vez en cuando.

Para la masa necesitas 400 gramos de harina de repostería, una cucharadita y media de sal, 250 mililitros de leche tibia, 80 mililitros de agua, dos cucharadas de azúcar, 100 gramos de mantequilla y 25 gramos de levadura de panadería. Mezcla la harina, la sal y el azúcar y haz el típico volcán de masa. En el centro pon la mezcla del agua, la leche y la mantequilla que debe estar derretida y fría. Mezcla todo bien hasta que puedas trabajarlo con la mano. Amasa con ayuda de un poco de harina, hasta que quede elástica y no pegajosa. Déjala reposar cubierta con plástico en un recipiente engrasado. Calienta el horno a 30 grados y apágalo. Mete la masa una media hora hasta que doble el tamaño.

Para hacer el pastel, necesitas tres manzanas peladas, limpias y picaditas, 2 cucharadas de canela en polvo, media taza de mantequilla, una taza de azúcar morena y una de azúcar blanca. Precalienta el horno a 175 grados. Estira la masa con las manos y córtala en trozos irregulares con los que tienes que hacer bolitas. En una bolsa de cocina mezcla la canela, el azúcar morena y entre seis y ocho bolitas de masa. Agita para que se reboce bien la masa.

En un molde de corona engrasado pon las bolitas rebozadas. Haz una siguiente capa con manzana picada y cúbrela con otra capa de bolitas rebozadas. Alterna las capas hasta que completes la altura del molde y reserva. Derrite la mantequilla en un cazo pequeño a fuego medio. Añade azúcar morena y remueve bien durante un minuto. Apártalo del fuego y derrámalo por encima del pastel. Ponlo en el horno durante unos 35 minutos. Después deja reposar otros diez minutos antes de desmoldar sobre un plato.

Puedes cambiar o combinar la manzana por pasas o nueces, por ejemplo, lo que más guste a tus niños. Se come con las manos, si quieres, dando pellizcos, lo que lo hace más atractivo para los peques. Ten en cuenta que a pesar de que lleve fruta y no aporte colesterol malo practicamente, sí tiene bastantes calorias (385 aproximadamente) y un alto contenido en sal. Es un capricho de fin de semana, siempre dentro de una alimentación sana y equilibrada.

Vía | All Recipes (en inglés)
Foto | Aunt Owwee

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *