29 enero 2015 Otros

Reflexiones infantiles 2

Los niños tienen una capacidad innata para encontrar soluciones, reflexionar sobre cuestiones importantes y hallar la clave perfecta a los grandes interrogantes de la Humanidad. A veces nos vendría mejor hacer caso a sus respuestas que no a esas eternas cavilaciones en las que nos solemos perder llegados a la edad adulta.

Sea como sea, estas respuestas dadas por los más pequeños, más allá de tratarse de un exponente lógico, lo que nos mueve es a la sonrisa. Seguro que tus niños han tenido muchas de ellas, pero mientras las intentas recordar aquí te dejo algunas de ellas.

  • Cuando a Guillermo le dijeron que le tenían que operar se quedó muy preocupado. En realidad la intervención no era nada grave, por eso su madre intentó consolarle diciéndole: “No te preocupes, ¿no ves que cuando te vayan a operar tú estarás dormido y no te enterarás de nada? A lo que Guillermo contestó: “Ah, pero… ¿es que me van a operar por la noche?”
  • El día que Mario cumplió cinco años se levantó por la mañana y le dijo a su padre: “Papá, yo no me noto nada, pero ¿sabré ya leer?”
  • El padre de Claudia se agachó para abrocharse los zapatos y la niña, al verle la coronilla sin pelo exclamó: “¡Papá, tienes carne en la cabeza!”
  • El papá de Eva le preguntó: “¿Tienes ganas que empiece el cole”, a lo que la niña le contestó: “No”, “¿Y por qué?, insistió el padre, “Pues porque nos ponen deberes y luego ni nos pagan ni nada”, replica la niña.
  • En la escuela infantil donde va Manuel, de tres años, también van bebés. Un día estaba mirando como uno de diez meses estaba ojeando un cuento, pasaba las páginas y balbuceaba. Entonces Manuel le dice a la profesora: “No me gusta nada cuando lee en inglés”.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 enero 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *