7 septiembre 2015

Ayuda a tus hijos en la vuelta al cole y a la rutina

Aunque todavía nos queda casi un mes de verano y buen tiempo, las vacaciones tocan a su fin. Casi todas las familias han vuelto a casa y ultiman los preparativos para la vuelta al cole. Son días complicados para los niños quienes por un lado están deseando volver a su rutina, ver a sus compañeros y experimentar, por fin, el nuevo curso y, por otro no quieren perder la libertad que dan las vacaciones. Tras dos meses largos de diversión, juegos, horarios menos estrictos y una relación constante con los padres, el cambio puede ser difícil.

Como se tome el niño esta fase depende de su carácter pero todos pasan nervios con la vuelta al cole. Unos por el ansia de empezar, ver a sus amigos, quién será su profe, estrenar el material escolar nuevo o saber cómo es de complicado el nuevo curso y, otros por timidez y miedo a lo que no conocen. Nuestra labor es estar con ellos, apoyarles y sobre todo liberarlos del estrés y la ansiedad con cariño, confianza y rutinas. Esto último, los horarios y rutinas, son una gran ayuda para los niños, les dan seguridad y les ayudan a estar descansados y listos para afrontar esta nueva etapa.

Seguro que como nosotros muchas familias se habían propuesto al inicio del verano no cambiar demasiado los horarios de los peques. Debo decir que no lo hemos conseguido, aunque tampoco lo hemos hecho fatal. Se acuestan más tarde de lo habitual pero no ha sido un cambio excesivo y han mantenido una rutina casi constante. Aún así toca volver a habituarse a los horarios del cole y ya hemos empezado. Cada niño necesitará un tiempo de adaptación diferente, tanto para aceptar las rutinas en casa como para asumir todos los cambios de esta nueva fase. No desesperes, todos lo logran. Respecto al sueño, hasta la pubertad, deberíamos tratar de conseguir que nuestros hijos descansen entre 10 y 11 horas diarias, para que se recuperen totalmente del desgaste diario y estén como nuevos por la mañana.

Ayuda a tus hijos en la vuelta al cole y a la rutina

Tantos cambios y nervios pueden afectar al niño de muchas formas. Podemos encontrarle más irritable, movido o al contrario, más apagado y tristón. También puede ocurrir que el pequeño que ya había dejado el pañal vuelva a tener escapes nocturnos. No pasa nada, es algo habitual. Para los que sufren incontinencia infantil, es decir niños con más de tres años que aún tienen habitualmente escapes de pis por las noches, esta etapa puede ser más complicada. Desde el punto de vista emocional, sobre todo para los más mayores (hasta los 15 años se siguen dando casos aunque el porcentaje disminuye considerablemente con la edad) porque podrían haberse puesto como meta conseguir el control de sus esfínteres durante el verano. Pero también para los más pequeños, a todos puede dificultarles el descanso y por tanto su estado de ánimo y salud física y emocional.

Esta etapa tiene fin ya que solo es un retraso en la maduración. Mientras llega hay que ayudar a nuestro hijo, restándole trascendencia y contándole dentro de sus posibilidades de entendimiento porqué le pasa, que es algo más frecuente de lo que él cree y, sobre todo ayudándolo a descansar. Para esto tenemos Drynites®, braguitas y calzoncillos absorbentes, tan cómodos y ligeros que sentirán que llevan ropa interior. Gracias a su material especial, no suenan y podrán dormir secos toda la noche sin sentir que duermen con pañal. Si aún no los has probado puedes pedir tu muestra gratuita.

Además este mes si te haces fan del ClubHuggies en Facebook puedes participar en un fantástico concurso de Vtech y Drynites® y, conseguir uno de los cuatro lotes que sortean: 1 Kidi Pet Tik Tak Reloj con mascota interactiva y 1 Pack de Drynites®.



¡Feliz vuelta al cole!

Foto | Flickr-Woodleywonderworks

También te puede interesar