27 agosto 2013

El botiquín de vacaciones con niños

Un botiquín en casa siempre es recomendable y, si tenemos niños es prácticamente obligatorio. La misma precaución deberíamos tener si salimos de viaje por vacaciones, tendríamos que incorporar al equipaje un pequeño botiquín con lo imprescindible. No es un trasto más porque los pequeños accidentes ocurren cuando menos lo esperamos por mucho cuidado que tengamos.

En verano los niños exploran lugares nuevos que pueden esconder pequeñas trampas aún desconocidas, pasan más tiempo al aire libre y tendemos a reducir la vigilancia. Sumado a los riesgos de la vida cotidiana las posibilidades de que el niño se haga una herida o se de un golpe es bastante elevada. Afortunadamente suelen ser pequeñas cosas que todos podemos curar con muchos mimos y alguna ayuda del botiquín.

Calmatopic stick en el botiquínEntre los artículos imprescindibles en el botiquín de viaje tendría que haber: una solución antiséptica para limpiar las heridas; tiritas, si puede ser de dibujitos para que pase pronto el disgusto; un antihistamínico pediátrico por si sufriera alguna reacción alérgica; su jarabe habitual para el dolor, paracetamol o ibuprofeno; algo para aliviar las picaduras y, un remedio para las caídas como Calmatopic stick. Se trata de un gel que reconforta y alivia la piel gracias a sus componentes naturales: árnica, harpagofito y matricaria marítima.

La práctica presentación de Calmatopic stick, en forma de barra algo más gruesa que un pintalabios, y la facilidad con la que se aplica, con un suave masaje, lo hacen perfecto para llevar siempre encima, también en vacaciones. Es útil para los pequeños golpes, nunca sobre heridas abiertas ni quemaduras. Su acción descongestiva proporciona alivio y sensación de bienestar. La piel queda suave e hidratada y gracias a la matricaria marítima también se alivia el enrojecimiento de la piel. No mancha y se puede aplicar siempre que haga falta. Está disponible en farmacias.

También te puede interesar