5 octubre 2015

Cocinar con los niños con seguridad

Que los niños estén en la cocina mientras preparo la comida es algo que me pone muy nerviosa. Siempre me ha parecido un lugar peligroso y poco adecuado para los más pequeños, pero desde que hay programas de televisión en los que los niños cocinan como si fueran grandes maestros o amas de casa de las de antes, parece obligatorio iniciarlos en el arte culinario. Personalmente me siento más segura si la cocina es de Gas Natural porque veo claramente si está encendido y puedo regular la llama y con ella la velocidad de cocción para no tener sustos.

Cocina segura con Gas Natural

El gas natural es una energía muy segura con una gran ventaja frente a otras, que es de suministro continuo y no tenemos que estar pendientes de que se acabe o se nos vaya la luz en mitad de la receta. Además es la energía convencional más limpia porque es la que menos CO2 emite durante la combustión. La gran potencia de calor instantáneo que emite la llama de Gas Natural nos permite controlar la cocción y adecuar la velocidad de cocción a cada alimento, manteniendo con ello sus propiedades y nutrientes.

Para ir introduciendo a mis hijos en la cocina elijo platos que se hacen a fuego lento, en los que la llama se mantiene bajita pero que al ser visible les ayuda a identificar inmediatamente el peligro. Evito los fritos por dos motivos, porque no es la forma más sana ni recomendable de cocinar un ingrediente y, porque el aceite puede saltar y es más fácil que haya un accidente.

Las ventajas de que los niños participen en la elaboración de la comida familiar son muchas, conocen los alimentos y les resultan más apetecibles, aprenden diferentes técnicas para sacar todo el provecho de cada producto y, sienten una enorme satisfacción al comer lo que ellos mismos han preparado. Así que niños en la cocina sí, pero con cautela y seguridad.

Foto | Flickr-Fotologic

También te puede interesar