14 mayo 2013

Una de las mejores cosas de ser padres es que nuestra vida se llena de risas y sonrisas, la de nuestros peques y con las que nosotros respondemos. Nos provocan una sonrisa incluso antes de nacer, en el mismo momento de saber que hay un embarazo. Desde ese momento y durante toda su infancia, los mayores sonreímos más que nunca. Los bebés al principio sonríen como una mueca más y al poco de nacer premian a mamá con la primera sonrisa social. Después la mostrarán con cada cosa que les guste, hasta 400 veces al día.

Danone nos recuerda la importancia objetiva de sonreír, porque es mucho más que un gesto que nos cambia la expresión de la cara y pone en movimiento un montón de músculos. La sonrisa alimenta emociones, hace que nos sintamos mejor al generar endorfinas, la hormona de la felicidad. En el vídeo podemos ver la comparación con el chocolate, y es para pensarlo dos veces antes de volver a caer en la tentación.

Danone alimenta sonrisas

Una sonrisa no cuesta nada y produce un gran beneficio, enriqueciendo a quien la da y a quien la recibe. Como es contagiosa, especialmente la de los niños, el beneficio se transmite rápidamente y se retroalimenta. A sonreír también se aprende, si nos obligamos a hacerlo sin ganas, pronto estaremos sonriendo con facilidad sin siquiera pensarlo y por tanto repartiendo bienestar entre los que nos rodean.

Creo que voy a hacer caso al consejo de Danone y voy a comenzar el día alimentando sonrisas. Seguro que el estrés de primera hora de la mañana se lleva mucho mejor.

Página Oficial | Danone

También te puede interesar