24 julio 2015

La obesidad infantil y su prevención son una preocupación constante en los padres que procuramos hacer lo posible por alimentar a nuestros hijos con una dieta variada, equilibrada y sana, animándoles a la vez, a hacer ejercicio. Sería estupendo si tuviéramos información completa y no actuáramos solo de oídas, tanto porque estamos dándoles como sanos productos que no lo son, como porque les privamos de algunos que consideramos perjudiciales y no deberían estar en esa categoría. La información siempre es nuestra mejor aliada.

Frigo lo sabe y por eso quiere que los padres conozcamos sus productos para niños. Desde 2014 todos los helados de Frigo para niños cumplen con tres premisas:

  • Ninguno supera las 110kcal por ración
  • Como máximo tienen 3gr de grasas saturadas por ración
  • No superan los 20 gr de azúcares añadido por 100 gr

Nos advierten que los helados no pueden desplazar a productos básicos como la fruta, pero los niños pueden disfrutarlos ocasionalmente dentro de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable. ¿Cómo vamos a privar a los peques de algo tan atractivo? Los colores, sabores y texturas los hacen tan apetecibles que son una tentación constante, especialmente en un verano como el que estamos viviendo.

Frigo tiene muchos helados entre los que elegir, pensados para los niños, todos elaborados con sabores 100% naturales procedentes de zumos, fruta o aromas de origen natural. Además muchos, como el Koloriki y Music Tornado (el del palo silbato que no dejan de pedirnos) son aptos para celíacos y ambos están elaborados con colores y aromas de origen natural. La próxima vez que tu niño te pida un Calippo sabrás que como mínimo contiene un 10% de zumo de fruta, si prefiere el Super Twister su contenido en zumo de frutas (limón, naranja y fresa) es de un 11%.

No vamos a darles todos los que nos pidan pero al menos cuando cedamos, que habrá que hacerlo, al menos sabremos que están comiendo.

También te puede interesar