22 diciembre 2015

La última onza de chocolate es la que mejor nos sabe, la disfrutamos sabiendo que se nos termina la tableta y nos deleitamos con ella. Es muy difícil que aceptemos cederla a otro, o al menos lo era hasta que Milka nos propuso su campaña “La última onza”. Al guardarla ellos es más fácil regalarla a quien más queramos y, de hecho son muchas las onzas que ya han llegado por correo con un mensaje de cariño. Participar es muy sencillo, compra tu tableta Milka, la morada ya sabes, e introduce los datos que te piden en su página web. Una forma fácil y muy bonita de expresar cariño.

El vídeo sobre estas líneas habla de una última onza muy especial, “La Última Onza de Lucas”. Lucas es un niño de 10 años que ha querido agradecer el gesto de Mª Ángeles Carretero, una almeriense que decidió ceder su chalet en Aguadulce, Roquetas, para Aldeas Infantiles. Así, un grupo de niños pudo disfrutar de unas maravillosas vacaciones junto al mar. Lucas es uno de estos niños y le escribe una emotiva carta a su benefactora, quien inevitablemente se emociona.

Milka nos emociona con La Última Onza de Lucas

Para alegría de Mª Ángeles fueron muchas las últimas onzas que recibió de los pequeños como muestra de agradecimiento, algo que le servirá según cuenta, como la mejor respuesta a quienes la cuestionan por su generosa donación. Los niños aseguran que ha sido el mejor verano de sus vidas, que nunca lo olvidarán y tampoco a ella. Un gesto digno de admiración y reconocimiento, al que Milka ha aportado su granito de arena convirtiéndo sus últimas onzas en el enlace entre los niños y Mª Ángeles.

Aún te queda tiempo para mandar tu última onza y emocionar a alguien, esté cerca o lejos. La sensación al abrir el buzón y ver el correo de Milka debe ser incomparable.

También te puede interesar