18 julio 2014

Ahora en verano intentamos comer cosas más refrescantes y ligeras toda la familia, sobre todo los niños que con este calor hay comidas que les cuesta mucho comer. Pero hay cosas que da igual la época del año que sea, siempre tienen que estar en la lista de la compra sin excepción, como el espetec Casa Tarradellas.

Se ha convertido en un imprescindible en nuestra casa por su suave sabor, la comodidad de los niños para comérselo, tanto solo como en los bocadillos; y para nosotros que nos socorre los días que no sabemos qué cenar, o queremos hacer un pequeño tentempié antes de comer. El problema es que en nuestra casa, como en la vuestra, hay un pequeño misterio sin resolver con el espetec.

Cada semana que vamos a la compra compramos uno e incluso a veces el pack de dos espetecs Casa Tarradellas, pero al poco de llegar a casa y colgarlos en un ganchito en la cocina desaparecen. Bueno no desaparecen del todo, cuando vas a buscarlos te encuentras solo con la cuerda pero no ves ni rastro del espetec.

Pues bien, Casa Tarradellas ha querido desvelar el misterio que al parecer pasa en más de un hogar, si ves el vídeo conocerás cuál es la respuesta. Y como no podía ser de otra manera es muy sencilla, está tan rico que nadie en casa se puede resistir a pasar por la cocina y picotear un poco a escondidas.

Se ha convertido en una especie de juego de ‘ladronzuelos’ en el que por norma las mamás somos las que hacemos de policías buenos para que el espetec dure más de unas horas, aunque estemos deseando que nadie nos vea para atacarlo claro. Pero es que ya lo hemos dicho antes, es tan irresistible que no hay nada más que hacer que dejarse llevar y no ser el último en averiguar que ha desaparecido el espetec.

También te puede interesar