19 septiembre 2016

La educación de nuestros hijos sigue siendo el gran desafío en una sociedad en la que, a menudo parece, que nos encontramos perdidos. Los cambios en los modelos de familia, las continuas reformas en los métodos educativos y los retos a los que se enfrentan, cada día, los profesionales docentes, son sólo algunos de esos imprevistos que pueden hacer tambalear los cimientos de una crianza que, a priori, nos puede parecer un camino de rosas y que, a medida que vamos avanzando, se comprueba como la dificultad va en aumento.

Mientras nuestros niños son pequeños ejercemos una total influencia sobre ellos, de modo que parecen, en muchos casos, pequeños clones de nosotros mismos. Pero a medida que van creciendo, afortunadamente, van adoptando una postura particular, íntima y propia que les hace ir marcando diferencias con respecto a nuestros deseos. Pocos son los adolescentes que, llegados a esta etapa siguen cumpliendo a rajatabla los deseos de sus progenitores. No debemos asustarnos, es parte de la propia evolución humana y todos, por mucho que nos flaqueé la memoria, hemos pasado por ahí.

Dentro de todos esos desafíos a los que se tienen que enfrentar, llegada la adolescencia, se encuentran las decisiones que han de tomar con su futuro laboral. Para ello han de enfrentarse a esas cuestiones que se plantean en el centro escolar. Lugar que va a marcar sus próximo años con más intensidad de la que imaginamos.

Es así como llega la serie documental “El Instituto” que ha empezado a emitirse en Movistar+, en su canal #0 (dial 7), todos los miércoles a las 22 horas. Allí vamos a encontrarnos con un nutrido grupo de jóvenes que asisten a clase y que se encuentran en 4º de la ESO. Ese curso es vital para tomar decisiones en cuanto a su futuro.

A lo largo de 8 episodios de “El Instituto”, veremos como estos chicos van a finalizar el último curso de su educación obligatoria, por lo tanto es el momento de elegir qué camino seguir. Seguir con el bachillerato y llegar a la universidad; dar el salto hacia la formación en una profesión más inmediata; o dejar aparcados, definitivamente, los libros.

En “El Instituto” vamos a ver esos días de nervios ante los últimos exámenes, la relación con sus compañeros y, sobre todo, ese vínculo que se establece con los profesores que se convierten en los asesores directos de sus innumerables dudas. Es así como, además de conocer las circunstancias en las que se mueven nuestros jóvenes, también veremos como la figura del maestro es fundamental, consiguiendo hacer un homenaje a esos profesores entregados a una labor que puede cambiar la vida de nuestros hijos.

También te puede interesar