25 noviembre 2015

La mayoría de adultos que conozco dice celebrar la Navidad por los niños, es decir sin ninguna ilusión propia. Nos agobia pensar en esas fechas, en los niños tantos días en casa, en las colas interminables para hacer cualquier cosa con ellos, en los atascos, en el dineral que suponen las fiestas, en las comidas que hay que preparar para tanta gente, en lo pesado que se pone la suegra o el cuñado después de brindar, etc. Eso por no hablar de los huecos que habrá en la mesa y lo difícil que es disimular la tristeza por los niños.

Pero Suchard quiere que este año cambiemos el punto de vista, que miremos la Navidad como lo hacen nuestros hijos. No es tan difícil, como han demostrado en el experimento que se narra en el vídeo sobre estas líneas. Hay que proponérselo. ¿Qué ve el niño en Navidad?, ¿porqué le gusta tanto esta fiesta?, ¿qué nos estamos perdiendo?

Suchard nos invita a mirar la Navidad con ojos de niño

Seguro que si preguntamos a nuestros hijos veremos que, además de los regalos, les gustan cosas con las que podemos y deberíamos disfrutar igual que ellos. Los atascos y las colas del cine, el circo o la feria son una excelente oportunidad de ver lo bonitas que son las luces este año; el agobio de tener a tanta gente en casa merece la pena por poder reunirnos; algunos ya no están y les echaremos mucho de menos, pero que maravilla esas risas infantiles, esas caritas coloradas por el frío y esa ilusión tan inocente de nuestros niños.

La Navidad es mucho más sencilla de lo que planteamos los mayores y Suchard que sabe mucho de esta fiesta, nos invita a que dejemos salir al niño que llevamos dentro para que volvamos a experimentar el verdadero espíritu de la Navidad.

También te puede interesar