15 marzo 2016

Aunque intentamos que nuestros hijos coman lo más sano posible, un capricho dulce de vez en cuando es casi obligatorio. Una tostada con crema de avellanas en el desayuno o un sándwich en la merienda, es un placer ocasional al que es muy difícil resistirse, especialmente cuando esa crema de avellanas es tan deliciosa como la de La Vieja Fábrica.

El sabor y la textura de las tres variedades de crema de avellanas de La Vieja Fábrica es incomparable. Son suaves y muy agradables al paladar, a gusto de toda la familia. Cada uno tendrá su favorita, todas presentadas en un práctico y original frasco ovalado de 350 gramos: Original, crema de avellanas al cacao; Leche, con doble crema de avellanas con cacao y leche y Galleta, doble crema de avellanas con cacao y leche con sabor galleta.

La Vieja Fábrica presenta sus nuevas cremas de avellanas

Las cremas de avellanas de La Vieja Fábrica se elaboran con todo el cariño que ponen en sus productos y, los mejores ingredientes: avellanas de la mejor calidad; cacao con certificado UTZ y aceite de palma con certificado RSPO, ambos garantía de una producción agrícola sostenible. Además en su preparación no incluyen materias primas genéticamente modificadas, grasas hidrogenadas, colorantes ni conservantes.

Cuando tus niños te pidan algo dulce ya puedes darles las nuevas cremas de avellanas de La Vieja Fábrica. Pruébalas también para rellenar o cubrir tus postres caseros, te sorprenderá su untabilidad y serán el toque perfecto para deleitar a toda la familia.

¿Tienes ya tu favorita?

También te puede interesar