27 septiembre 2017 Salud

Una enfermedad que requiere de atención médica

Si alguna vez te preguntaste acerca de los síntomas y del mejor tratamiento para el reuma o reumatismo infantil no dejes de leer el siguiente artículo. Recordemos que el reuma es una enfermedad que afecta a los adultos, y también a los niños. En el caso de los pequeños será más difícil de detectar ya que continúan haciendo su vida normal sin que se lleguen a enterar de los síntomas de la enfermedad.

En muchos casos existe un gran desconocimiento por esta enfermedad, lo que no permite realizar una buena prevención, esto puede generar aún más problemas que cuando se tiene un diagnóstico y un tratamiento precoz.

La artritis o reuma se genera por una inflamación en las articulaciones que termina provocando un dolor o una pérdida de movimiento. En la mayoría de los casos este problema se denomina Artritis Ideopática Juvenil o Artritis Reumatoide Juvenil. Si bien es cierto que los niños no llegan a darse cuenta de los síntomas es común que se llegue a ver una hinchazón en las articulaciones.

En muchos casos existe un gran desconocimiento por esta enfermedad, lo que no permite realizar una buena prevención.

En base a la cantidad de articulaciones que se vean afectadas podremos diferenciar tres tipos de artritis infantiles o juveniles. En primer lugar encontramos el reuma pauciarticular que es cuando se afectan menos de cuatro articulaciones. Es la más común en los niños y se puede dar en las articulaciones mayores como los codos y las rodillas.

El reuma poliarticular es cuando existen más de 5 articulaciones comprometidas. Se da en las articulaciones grandes como las rodillas y en las pequeñas como en los pies o las manos de los niños. Se puede llegar a dar como una artritis simétrica que afecta a la misma articulación en ambos lados del cuerpo.

El reuma sistemático además de afectar las articulaciones también afecta al hígado, corazón, bazo y nódulos linfáticos, y también pueden provocar fiebre.

Formas de combatir el reuma en los niños

Enfrentar esta enfermedad podrá ser todo un desafío, tanto para los niños como para sus padres, quienes tendrán que ayudar a que los pequeños se sientan bien física y emocionalmente. Un punto clave es que los niños le pierdan el miedo al asunto, animando a los niños a que realicen ejercicio físico como terapia. Un punto clave será informar en la escuela de la situación para que puedan realizar un trabajo conjunto.

Seguramente, dentro del tratamiento, el médico recomendará la toma de algunos medicamentos adecuados para la enfermedad. En algunas ocasiones pueden generarse lesiones en los huesos que podría llegar a ser importantes, de ahí que es fundamental el control y seguimiento por parte de un equipo médico. El tratamiento de la enfermedad dependerá de cada caso en particular.

En los casos de estas enfermedades crónicas se busca que los tratamientos que se deban seguir ayuden a los niños a hacer una vida normal, que vayan al colegio y no dejen de tener contacto social.

Vía | Institut ferran
Foto | Pixabay – Henri 1407

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *