24 enero 2016 Otros

Errores colocación sillas de coche

En el coche, y con niños, la seguridad es lo primero, lo sabemos, pero hay consejos que van más allá de la compra del Sistema de Retención Infantil, porque podemos tener el mejor del mercado y no saber colocarlo, en cuyo caso, la protección es nula. Los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte evitable en menores de edad (en el ámbito europeo), y aunque nuestra concienciación aumenta a una velocidad aceptable, aún queda por hacer, así que voy a aprovechar el post de Safe Kids que enlazo más abajo para recordar algunos consejos de utilidad que nos ayudarán a convertir el capazo, sillita o elevador, en herramientas de seguridad (real).

Se considera que los asientos infantiles previenen entre el 50 y el 80 por ciento de todas las lesiones, y eso incluye esos trayectos urbanos cortos que nos sirven de excusa: el ’total son cuatro calles’, y ‘la visita a casa de la abuela que vive en el barrio de al lado’ no hacen más que exponer a nuestros hijos al riesgo, porque ¿qué más dará la duración del trayecto si nos vamos a encontrar pasados cinco minutos desde que arrancamos a un conductor que se ha saltado a 80 kilómetros por hora un ‘stop’? La primera recomendación es escoger bien el SRI, según la estatura y peso del menor (consultad este post, y sobre todo preguntad en vuestro establecimiento de confianza).

Como sabéis, YA es obligado que los menores que midan menos de 135 centímetros viajen en los asientos traseros (las excepciones están detalladas aquí). Por otra parte ya llevamos unos años oyendo hablar de las sillas a contra marcha, y de las ventajas (en cuanto a seguridad) que nos ofrecen, es preciso considerarlo como mínimo hasta los cuatro años, y hay países en los cuales nadie duda sobre esto. Además de esto:

  • Sujetad bien las sillas con el cinturón, y vigilad que los arneses queden planos (sin dobleces) sobre el niño, ni apretados ni holgados. Prueba la oscilación cuando el SRI está sujeto, y si no se mueve más de 2,5 centímetros, lo has hecho bien.
  • No compréis de segunda mano por Internet, si el vendedor no es de confianza: un asiento que haya pasado por un accidente puede estar deteriorado, y no cumplirá bien su misión.
  • No dejes jamás a un niño dentro del coche (estés en la estación del año que estés).
  • El respaldo del elevador protege de impactos laterales
  • El cinturón pasará sobre clavícula y caderas.

Como veis, todo se reduce a una cuestión de actitud, acompañada de una buena dosis de sentido común… si lo conviertes en hábito, el éxito está asegurado.

Vía | Safe Kids
Foto | Flickr-GlennFleishman

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *