7 mayo 2015 Salud

seguridad vial infantil

Hasta el día 10 de mayo se está celebrando mundialmente la Semana de las Naciones Unidas (y OMS) para la Seguridad Vial, difundida con el hashtag #SaveKidsLives, y que pretende promover debate acerca de la seguridad de los niños en sus desplazamientos urbanos y por carreteras.

Es un hecho dolorosamente cierto que cada cuatro minutos muere un niño en ‘alguna carretera del mundo’. Y las víctimas son muchas más, porque centenares de menores de edad sufren traumatismos, de consecuencias no sólo para su salud, sino también sociales e incluso económicas (por la carga que en ocasiones supone la rehabilitación para las familias).

En la Declaración para la Seguridad Vial que los propios niños emiten, se hace un llamamiento a los líderes de los diferentes países, para que actúen y hagan todo lo posible para que ellos puedan ir caminando con seguridad. Cientos de menores de edad se desplazan caminando a la escuela, en ocasiones porque es la única forma en la que lo pueden hacer.

El problema se agrava en países de ingresos bajos y medios

La Campaña gira en torno a estos tres ejes:

* Visibilidad de los diversos riesgos de los pequeños en la carretera.
* Generar acciones que mejoren la seguridad infantil.
* Llamada para que en la agenda del desarrollo post 2015, se incluya el transporte seguro y sostenible.

Semana de la Seguridad Vial infantil: protegiendo a los niños en sus desplazamientos

¿Qué podemos hacer por la seguridad vial infantil?

Es posible que pensemos que no tenemos capacidad de decisión, pero sí que la tenemos para difundir estos mensajes de seguridad. Además a nivel local, los padres, madres o maestros si que pueden influir en los dirigentes municipales haciendo propuestas concretas.

Todos los niños importan, y por lo tanto se debe actuar contra cualquier factor que ponga en riesgo sus vidas o su integridad física cuando se mueven por calles o carreteras. Carreteras seguras, mejora de infraestructuras viales, reductores de velocidad, control de tráfico, cinturones de seguridad en autobuses, sistemas de retención infantil en vehículos particulares, legislación para proteger a los pequeños también de los conductores que van muy rápido o que beben alcohol antes de conducir…

Los traumatismos por accidentes de tráfico figuran entre las cuatro causas principales de niños mayores de cinco años; ellos son mucho más vulnerables que los adultos, por que son más bajitos (y se les ve menos), porque su cráneo es más blando, porque pueden confundirse al interpretar una señal, y también porque no les resulta tan fácil concentrarse como a nosotros.

De todos esos niños que en todo el mundo son víctimas ‘de la carretera’, el 38 por ciento son peatones, el 36 % ocupantes de vehículos, y el resto han sufrido accidentes de bicicleta o ciclomotor.

Foto | Flickr-Dani_vr
Página Oficial | Organización Mundial de la Salud

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El Juego de la Serpiente: una actividad que anima a desplazarse sosteniblemente 22 septiembre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *