25 enero 2015 Educación, Entretenimiento

Televisión infantil ¿existe realmente?

Han terminado las vacaciones de Navidad, hace unas semanas que nuestros hijos han vuelto a su rutina habitual de colegio y actividades extraescolares. Han tenido unos días en los que han podido descansar (deberes a parte) y disfrutar de sus diferentes modos de ocio: juegos, amigos… ¿televisión?

Porque, sí, es cierto que ha habido mayor cantidad de programas infantiles estos días que los “normales”, más dibujos, más películas para todos los públicos… Pero eso no implica que haya existido más programación infantil en ninguna cadena.


Algunos recordaréis que hace tiempo existía aquello que llamaban “horario infantil”, en el que teóricamente sólo se podrían emitir programas que no resultaran nocivos para nuestros hijos… Por desgracia esa buena voluntad nunca se hizo realidad.

Ese supuesto horario en el que las cadenas debían tener cierto cuidado con su programación, evitando programas violentos, lenguaje malsonante, etc. comenzaba prácticamente en la sobremesa y duraba hasta las 20’00 horas cuando, se supone, deben irse a la cama los pequeños.

En seguida comenzaron a proliferar programas cierta clase de programas que inclumplían estas premisas. Sin hablar de la supuesta violencia en televisión (tema que trataremos en otro momento), personalmente el tipo de programas que más odio es el de los mal llamados “del corazón” (debe ser por el riesgo de infarto que produce su visionado).

Televisión infantil ¿existe realmente?

Entendedme bien, por nada del mundo quiero prohibir ningún tipo de programa, ninguno. Lo único que pido, que exijo, es que den al espectador opción de elegir y, sobre todo, que cierta clase de programas no se emitan a según qué horas. Que los emitan, claro, pero a partir de las 9 o las 10 de la noche… horario en el que durante estas vacaciones hemos podido “disfrutar” en familia de deliciosas películas… ¡a las 22’00!

¿En qué piensan los programadores de las cadenas televisivas de este país? Las películas duran, como mínimo, una hora y media. Si a eso le sumamos los anuncios, no exagero si digo que terminamos de ver una película pasada la media noche. ¿Es un horario pensado para nuestros hijos? Incluso aunque al día siguiente no tuvieran colegio… ¿deben acostarse tan tarde?

Sé lo que estáis pensando, ¡claro que tenemos diferentes opciones! Desde no ver la película o “cortar” cuando sea la hora de ir a dormir (en caso de que no estén en la cama a las 10 de la noche, claro) hasta verla grabada (dvd, blue-ray, etc.). De acuerdo, no tenemos por qué ajustarnos a esos horarios, entonces ¿por qué se emite una película infantil en un canal infantil (no digo ya uno generalista) a una hora tan tardía?

En la televisión digital terrestre tenemos varios canales infantiles (tres, exactamente). Además, las generalistas de vez en cuando se acuerdan de los niños y programan películas adecuadas a ellos. A todo esto hay que sumarle los que, además, tengan en su casa un sistema de televisión de pago, con varios canales infantiles más. Con tal oferta no deberíamos tener problema en encontrar algún programa adecuado para ver con nuestros hijos, pero no suele ser así.

Como bien sabéis, y vuelvo a repetir, las películas familiares se emiten a horarios intempestivos para disfrutarlos con nuestros hijos, a horarios que nos hacen imposible pasar un rato entretenidos y juntos frente a la pantalla divirtiéndonos y riendo en familia. ¿No es eso lo que pretenden nuestras “estupendas” cadenas al crear series de ficción en la que los protagonistas, las tramas y, en resumen, los intereses sean para todos los públicos? ¿Qué puedan disfrutar de ellas desde los más pequeños hasta los abuelos, pasando por padres y adolescentes? Entonces ¿por qué programarlas para que la mitad de la familia no pueda verla?

Televisión infantil ¿existe realmente?

Sobre estas líneas tenéis la programación de anoche mismo (24 de enero) de los tres canales infantiles principales. Cierto que es sábado, que al día siguiente no hay que levantarse demasiado pronto, y que terminan a las 23’00 horas, pero es un claro ejemplo de lo que encontramos todos los días en nuestras televisiones.

En resumen ¿vosotros veis adecuado el horario nocturno de largometrajes familiares? ¿Creéis normal que una película para nuestros hijos comience a las 22’00 horas en canales exclusivamente infantiles?.

Imágenes | Pixabay y Techpinion

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *