11 noviembre 2016 Actualidad, Educación, Entretenimiento

espacio de ocio

Hemos estado conociendo Thinkoteca, un espacio de ocio y educación emocional, enfocado sobre todo en niños de 4 a 12 años y en el que todo o casi todo es posible, desde descifrar el ADN de un tomate, hasta escuchar emocuentos, realizar manualidades o programar un videojuego.

Desde octubre, este espacio, perteneciente a Grupo 5, ofrece múltiples actividades como talleres de robótica, ciencia, cuentacuentos, fiestas temáticas, e incluso cumpleaños.

Thinkoteca nace con una idea clara y es educar con emociones. El objetivo es que en cada actividad los más pequeños sean capaces de desarrollar y conocer sus sentimientos. Por ejemplo, en los talleres de robótica se trabaja la confianza, la inclusión social o la educación en valores.

La frustración, la autoestima, el miedo o la creatividad son algunas de esas emociones que debemos de aprender a gestionar, tanto si somos niños como mayores. Por eso, las distintas actividades no sólo buscan el aprendizaje en determinadas materias, sino que se plantean desde una perspectiva emocional.

Para impartir los distintos talleres, Thinkoteca cuenta con una red de colaboradores:

Jóvenes Inventores, un spin-off de la UNED, son los encargados de poner en marcha las actividades de robótica y tecnología. En sus clases, los más peques, a partir de 5 años, pueden programar en Scratch, diseñar mandos en plastilina o corcho, programar juegos e incluso realizar animaciones.

EscueLab es un Club de Ciencias que tiene como objetivo democratizar la ciencia para grandes y mayores y hacerla accesible y cotidiana. Se trata de un equipo de científicos con competencias en pedagogía que adaptan la ciencia a los niños y al mundo educativo. Su fin es despertar el interés por la investigación entre los más pequeños además de gestionar emociones.

Israel Hergón: trabajador social y narrador oral, utiliza los cuentos para aprender y descubrir las emociones de una forma sana, lúdica y divertida. Está sobre todo destinado a niños de entre 4 y 10 años.

En todos los casos, Thinkoteca apuesta por la utilización de metodologías que despierten la atención y la motivación, que ayuden a los niños a recordar, trabajar en equipo y a divertirse.

Foto | Thinkoteca

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *