16 abril 2014 Alimentación

Comer fruta niños

Hay ciertos alimentos que tienden a resistirse entre los niños. A veces sin encontrarle demasiada explicación, un día dejan de gustarles las frutas o las verduras, por ejemplo, dejándonos atónitos ante su constante negativa. Si bien cada niño tiene su gusto particular, del mismo modo que lo tenemos los adultos, es necesario que su menú esté lleno de todos aquellos nutrientes necesarios para su desarrollo, así que aunque no debemos forzarlos, si tendremos que buscar algunos trucos o mañas que nos ayuden a alimentarlos de forma adecuada.

Pero ¿cómo podemos hacerlo sin que surja un drama o tengamos lágrimas a diario frente a su necesaria ración? Lo más efectivo, siempre, es predicar con el ejemplo. No podemos forzar a nuestro hijo a que se coma una manzana si nosotros no lo hacemos, así que vamos a aplicarnos el cuento y empezar con la primera ley de la educación: yo soy el modelo que mi hijo va a seguir a lo largo de su vida, al menos durante los primeros años.

Salvado este primer escollo, existen algunos trucos que nos pueden venir estupendamente. Ahí van algunos, aunque sabemos que, seguro, tú has tenido que buscar algunos más.

  • La participación. Llevarlos con nosotros a la compra y que ellos elijan las frutas que más les gusten, incluso animarles a probar otras. También pueden participar a la hora de cocinarlas o prepararlas. Un sorbete, un batido o una macedonia, suelen ser formas estupendas para que los peques se animen en el mundo de la cocina sana.
  • Siempre a mano y a la vista. Es importante que los niños vean, de forma continuada, la fruta en casa. Puedes colocarla en un cuenco, formando torres de colores que resulten atractivas a los pequeños. También nunca está de más, llevar alguna fruta en el bolso, en la mochila o en el coche, sobre todo aquellas que son más duraderas y aguantan bien sin necesidad de frigorífico, de esta forma cuando le apetezca una golosina o un tentempié le podemos ofrecer algo mucho más sano.
  • Cocinadas con sus platos favoritos. Es normal que a los niños les gusten las salchichas, el pollo, las hamburguesas o el atún, pues podemos aprovechar ese plato que le gusta tanto para hacerle una salsa en la que incluyamos alguna fruta. La piña o la manzana vienen muy bien con las carnes y los pescados.
  • Presentación atractiva. Ya hemos visto en otras ocasiones como un plato divertido, con color o formando bonitas imágenes, raramente es rechazo por los peques. Así que una macedonia puede ser mucho más apetecible si la realizamos formando algún dibujo.

Vía | Daniela Moreno Klassen
Foto | Antena 3

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *