27 junio 2017 Salud

Un jabón que no es bueno para los niños

Desde hace algunos años se comenzaron a usar de forma frecuente los jabones antibacteriales, si bien parecen ser muy buenos distintos estudios demostrado que su uso excesivo es perjudicial. El día de hoy hablaremos de este tema, especialmente nos referiremos cómo puede afectar a los más pequeños de la familia.

Una investigación realizada recientemente ha permitido demostrar que cuando los niños usan los jabones antibacteriales en exceso se estaría incrementando la posibilidad de sufrir alergias. Este trabajo fue realizado por la Universidad de Michigan, en Estados Unidos.

Estos jabones tiene, generalmente, un alto contenido de Triclosan, un compuesto químico que además se ve en pastas dentales, bolsas de pañales y jabones antibacteriales. Este compuesto se relaciona a un alto número de diagnósticos de fiebre del heno o rinitis alérgica y distintas alergias.

Estos jabones tiene, generalmente, un alto contenido de Triclosan.

Allison Aiello, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan y responsable del estudio, considera que: “Encontramos que los niveles altos de tricolosan en niños de seis años o mayores estaban asociados a una mayor cantidad de diagnósticos de casos de alergias y fiebre del heno“.

Por otro lado, se pudo ver que las personas adultas que también eran expuestas a niveles altos de triclosan se volvían más propensas a sufrir alergias y fiebre de heno. Estudios previos que se realizaron en animales señalaron que el triclosan afectaba el sistema inmunológico.

Sabemos que los jabones antibacteriales y los geles del mismo tipo son muy usados ya que están considerados una forma rápido y fácil de higienizarse las manos, en el caso de los geles se usa si no se tiene un acceso rápido al agua y jabón. Pero si se emplean habitualmente podría ser perjudicial para la piel.

Lo mismo que sucede con los jabones antibacteriales, los geles no son muy recomendables. A continuación te diremos algunos puntos que tienes que tener en cuenta. Un punto muy importante es verificar que el producto tenga o no alcohol en su composición. Para esto será necesario leer el envase.

Además, estos productos que se venden bajo la consigna de que matarán todos los gérmenes de las manos, eso no es así. En el caso de los geles, si se quiere que mate todas las bacterias debería tener una concentración de alcohol superior al 60 por ciento.

El gel antibacterial no es bueno para los pequeños. Sabemos que los niños suelen tocar cosas que no están del todo limpias, y los más pequeños se las llevan a la boca. Si le limpiamos continuamente sus manos con este producto y dejamos el envase cerca de ellos podrán ingerirlo accidentalmente provocando una intoxicación, por eso después de su uso se deberá poner en un sito que ellos no alcancen.

Si los niños se crían en entornos ultra limpios en las primeras etapas de su vida podrá disminuir su inmunidad a un nivel tal, que las defensas de su cuerpo se encontrarán en una lucha continua, lo que genera la inmunidad debilitada.

Vía | La vida lucida
Foto | Pixabay – Jackmarc34

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *