28 diciembre 2011 Alimentación, Crecimiento

Relacionan obesidad y mala relación con la madre
Según un estudio publicado en Pediatrics, realizado por el equipo de la profesora Sarah Anderson de la Universidad Estatal de Ohio, el vínculo temprano con la madre puede afectar al peso futuro del hijo. Así, los niños con relaciones de baja calidad emocional con sus madres son más propensos a ser obesos de adolescentes.

Tras ajustar parámetros como el género y el peso del niño al nacer, el riesgo de que el niño se convierta en un adolescente obeso, es 2,45 veces superior en los que tienen una relación de baja calidad con sus madres, comparados con los que la tienen de alta calidad. La escasa sensibilidad materna está más fuertemente asociada con la obesidad que el vínculo inseguro.

Anderson explica que, “es posible que la obesidad infantil pueda ser influida por intervenciones que intenten mejorar los vínculos emocionales entre las madres y los niños en lugar de enfocarse solo en la ingesta alimentaria y la actividad de los niños. Y añade, “La sensibilidad que una madre muestra en la interacción con su hijo podría verse influida por factores que quizás ella no controle. Como sociedad, debemos pensar sobre cómo podemos respaldar unas relaciones de mejor calidad entre madre e hijo, porque eso podría tener un impacto sobre la salud del niño”.

A mí me quedan un par de dudas, por un lado ¿porqué nunca hablan estos estudios de herencia genética?, por otro, ¿qué pasa con las madres tan amorosas que no son capaces de decir que no a sus hijos? el vínculo quizá no sea sano, pero sin duda es fortísimo.

Vía | Healthfinder
Foto | Flickr-Astrangegirl

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *