6 septiembre 2014 Educación, Opinión

Una vuelta al cole muy acalorada

Este año la Comunidad Valenciana ha inaugurado el curso escolar con un regreso a la aulas muy temprano, el 3 de septiembre. Se rumorea dos motivos para haber elegido ese día: por un lado se habla de una presión política hacia los profesores, por otro se comenta que es a petición de algunos padres que consideran que esto es conciliar. Sea por el motivo que sea los colegios públicos están llenos de niños desde el pasado miércoles.

La noticia se conoció en el mes de junio pero no ha sido hasta esta semana cuando se han escuchado protestas. La temperatura en la Comunitat supera con mucho los 30 grados. Hace tanto calor que a principios de semana los parques infantiles estaban vacíos a medio día, como el resto del verano. Sin embargo desde el día 3 los patios, muchos sin sombra, están llenos de risas y gritos infantiles.

Los sindicatos han protestado porque los profesores no pueden trabajar en estas condiciones, sin embargo han tardado mucho en nombrar a los niños. Se olvidan que son más vulnerables que los adultos y de hecho ya ha habido dos casos de golpe de calor en sendas aulas. Muchos colegios han tenido que improvisar colocando ventiladores de prisa y corriendo y, algunos profesores han optado por dar la clase al aire libre.

Personalmente no me importa si ha sido un grupo de padres, un castigo a los profesores o la ocurrencia de alguien aburrido, pero es una barbaridad que espero se corrija para el año que viene. No podemos compararnos con Europa, en Berlín la temperatura esta semana es de unos agradables 24 grados de media. No creo que esto sea un problema para los profesores que se supone trabajan todo septiembre preparando el curso. Y, por supuesto no creo que esto sea conciliar. Los niños no son bultos que hay que quitar de en medio para poder seguir con nuestra vida. Es al contrario, nuestra vida debería adaptarse a ellos, y hay muchas formas de hacerlo.

Cuando he comentado mi opinión hay quien me ha recordado que en nuestros tiempos no había aire acondicionado. Tampoco empezábamos hasta mediados de septiembre y aunque parezca poca la diferencia, se nota. Los días se acortan y la temperatura se supone más agradable, por no hablar de la humedad.

No se espera una gran bajada del termómetro, de hecho Madrid está en alerta por temperaturas de hasta 37 grados y el cole en esa comunidad empieza el lunes, veremos si allí también hay protestas sindicales o se asume la segunda semana de septiembre como una fecha óptima.

Foto | Flickr-Philips Communications

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *