23 septiembre 2015 Actualidad, Juguetes y juegos

Aprendiendo sobre ciencia con una baraja de mujeres científicas

Hagamos un ejercicio muy sencillo: nombrar a tres científicos. Es fácil ¿verdad? Pasteur, Ramón y Cajal, Einstein y otros muchos llegan sin esfuerzo a nuestra memoria. Ahora lo mismo pero con la condición de que sean mujeres. ¿Has conseguido nombrar alguna además de Marie Curie? Para la mayoría no será nada fácil, las mujeres no solo han tenido que luchar enérgicamente para hacerse un hueco en universidades, laboratorios, centros de investigación y todo lo relacionado con la ciencia, además, la historia y los propios científicos las han ninguneado.

Los padres tenemos la posibilidad de cambiar esto enseñando a nuestros hijos que hemos llegado hasta aquí gracias a hombres y mujeres excepcionales y hablándoles tanto de los logros de unos como de los de las otras. Cierto que antes tenemos que ponernos al día, pero nunca es tarde para aprender y tenemos recursos de sobra para hacerlo. Uno de ellos es una fantástica baraja de cartas “Mujeres de ciencia”, creada por Anouk Charles y Benoît Fries, quienes buscaban referentes para su hija más allá de las actrices, las princesas, las modelos y las bailarinas o cantantes.

La baraja se compone de 52 cartas, 44 de ellas con la imagen y algunos datos de una científica. El juego consiste en formar laboratorios, puedes ver la explicación detallada aquí. Pero además es una baraja francesa con los cuatro palos tradicionales: corazones, picas, tréboles y diamantes, por lo que sirve para cualquier juego de cartas en que se use esta baraja.

Disponible en inglés y francés la baraja se puede adquirir en Indiegogo, una plataforma de crowdfunding por 20 dólares y envío gratuito. Pero también se puede descargar un pdf gratis para imprimirla en casa, con la condición de no venderla.

Las niñas siguen percibiendo algunas ramas científicas como exclusivas de los hombres y los padres no lo podemos consentir. Jugando podemos cambiar esta percepción en ellas y también en los niños y, ayudar a dar la visibilidad que merecen algunas de las grandes mujeres científicas de la historia.

Vía | Microsiervos

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *