8 junio 2015 Salud

Campamentos

En cuestión de 3 o 4 semanas los campamentos y escuelas de verano se pondrán en marcha para dar respuesta a una necesidad social, de forma que los niños estén atendidos durante parte de sus vacaciones, cuando los padres aún trabajan. Es verdad que si se escoge bien la opción que más se ajusta a nuestros hijos, también son una alternativa muy divertida, que permite aprender jugando y experimentando.

Probablemente la salud de la niña o el niño es uno de los aspectos que más nos preocupa, y sobre el que los padres que acuden a las reuniones informativas, más preguntan. La Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria, nos ayuda a valorar la idoneidad del campamento, en función de la capacidad que la entidad organizadora tenga para atender diferentes situaciones.

Comúnmente, en los campamentos se producen situaciones que requieren de algún tipo de actuación, como vómitos / diarreas, infecciones de las vías respiratorias altas, asma / alergias, otitis externa, faringitis estreptocócica / odinofagia, infestación de piojos, sarna, impétigo, conjuntivitis, procesos relacionados con el calor (y quemaduras solares), y micosis cutánea.

Antes de ir al campamento

Antes de acudir a colonias urbanas, escuelas de verano, campamentos de día; y también a campamentos de larga estancia, se deberían establecer normas específicas comunes para valorar previamente el estado sanitario de los participantes. Las normas incluirán datos sobre medidas sanitarias, conservación y administración de medicamentos, y servicios médicos urgentes.

Los campamentos deberían asegurarse de que todos los asistentes cumplan con las pautas de vacunación recomendadas por su respectiva Comunidad Autónoma.

Los padres presentarán un Informe del pediatra donde se haga constar:

  • Vacunaciones.
  • Enfermedades infecto contagiosas (u otros tipos de enfermedad).
  • Alergias o intolerancias.
  • Medicación que precisa (y si requiere de ayuda par su administración).

Se presentarán las órdenes médicas referentes a los medicamentos de venta con receta, las dietas, o los dispositivos médicos especiales que requiera el niño, firmadas por un profesional sanitario. Por lo que respecta a los dispositivos médicos, como inhaladores o nebulizadores, el niño debe mostrar competencia para utilizarlos, ante la enfermera del campamento y otro profesional sanitario in situ, o bien aprender de ellos la manera de usarlos eficazmente. Si esto no es posible, deben tomarse las medidas necesarias para que el personal médico ayude al niño a utilizarlos correctamente.

Campamentos

A tener en cuenta:

Es recomendable que los campamentos tengan normas y protocolos sanitarios por escrito, que hayan sido aprobados por un médico, preferiblemente un pediatra

  • Los responsables del campamento deben explicar a los padres las actividades y programas que se realizan y los servicios médicos disponibles.
  • Antes de empezar el campamento, los padres o tutores son responsables de dar a conocer a la dirección del centro cualquier problema sanitario que exista, así como todos los medicamentos que tome actualmente el niño.
  • A su llegada al campamento, todos los niños deberían someterse a una exploración para detectar la presencia de enfermedades infecciosas u otros problemas sanitarios, como impétigo o piojos.
  • Entre los datos registrados en el campamento se han de incluir los teléfonos de contacto de todos los niños, para casos de urgencia. Además, si existe algún proceso crónico (por ej., diabetes), hay que anotar los datos del médico del niño: nombre, números de teléfono y fax y fecha de la última visita efectuada.

Aunque son pocos los campamentos que se hallan lejos de instalaciones médicas, es importante que todos posean personal que pueda administrar in situ los primeros auxilios y efectuar la reanimación cardiorrespiratoria. Es recomendable que se establezcan protocolos sanitarios que den cobertura a incidentes de mayor o menor importancia

Entiendo que las organizaciones que desarrollan este tipo de actividades, establecen mecanismos para el cumplimiento de las recomendaciones especificadas (u otras similares que sirvan para el mismo objetivo). Es muy importante su difusión, porque desde los últimos 15 años abundan todo tipo de iniciativas lúdico educativas centradas en la atención a niños durante los meses de verano. Para mí (y no sólo como madre) es necesario que las empresas u asociaciones responsables, cuiden al detalle aspectos relacionados con la prevención y la seguridad.

Por último, cabe resaltar que cuando en colonias y campamentos participan niños con alguna discapacidad, o necesidades médicas especiales (por ejemplo diabetes), será necesario que se adapte el equipamiento y se desarrollen medidas adicionales para una correcta atención. En estos casos, además, los directores de estos campamentos obtendrán información especializada de personal sanitario o especialistas sobre las valoraciones médicas previas y determinar los servicios y programas apropiados para los niños con necesidades especiales; y el personal del campamento estará familiarizado con normas sanitarias y de seguridad.

Vía | SEPEAP
Fotos | Flickr-MyFWCmedia (las dos)

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. como reducir el peso 12 agosto 2015
  2. mysticsuitbeard.tumblr.com/post/126312728948/manual-for-selecting-the-right-business-cleaning 15 agosto 2015
  3. hop over to this web-site 21 agosto 2015
  4. Taable Note 24 agosto 2015
  5. click this site 25 agosto 2015
  6. digital media agency in thailand 25 agosto 2015
  7. https://sites.google.com/site/commercialcleaningauckland/ 29 agosto 2015
  8. centrum-awatarow 30 agosto 2015
  9. db9 rj45 3 septiembre 2015
  10. bloomington professional carpet cleaners 5 septiembre 2015
  11. www.disqus.com/by/cleaningquotes/ 6 septiembre 2015
  12. Consejos para elegir el campamento de verano de los niños 5 mayo 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *