9 febrero 2011 Opinión

La dificil prueba de salir cada mañana

Levantarnos a la mañana es un esfuerzo muy grande, si a eso le sumamos que debemos levantar a los pequeños, prepararlos para el colegio, preparar el desayuno para todos y no olvidarnos de nada, esta es una misión casi casi imposible. Si te apuras te sale todo mal, si lo haces lento, no llegas a nada.

Todo esto pasa porque ninguna de nosotras, ni ningún ser humano de este planeta, puede hacer las cosas bien cuando está bajo mucho estrés. Por eso nos apuramos y no llegamos a ningún lado. Además, contagiamos de estrés a los niños.

Desgastar tanta energía a esas horas de la mañana puede hacernos que sigamos mal todo el día, por eso es aconsejable que nos replanteemos la situación cuando nos vamos a dormir, acerca de cómo encararemos el día siguiente. Debemos hablarlo entre todos los miembros de la familia y tomar medidas al respecto.

Por ejemplo, si nos vamos a dormir muy tarde y los niños no cumplen con las horas de sueño recomendables, seguramente nos costará el doble de trabajo despertarlos. En estos casos podríamos irnos a dormir un poco más temprano. Ellos se despertaran más alegres y tranquilos.

Por otro lado debemos ver como optimizar el tiempo de la mañana. Si nos pasamos mucho tiempo buscando su ropa o preparando las mochilas seguramente no llegaremos nunca a tiempo. Eso también puede quedar preparado de la noche anterior.

Seguramente si cambiamos pequeños hábitos de nuestra familia este problema lo tendremos resuelto. Es cuestión de tomar una actitud más entusiasta y positiva. De esta forma contagiaremos a toda la familla de alegría.

Foto | Flickr – Chevezonico

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los peques van al colego sin desayunar 24 mayo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *