24 febrero 2012 Actualidad, Opinión

Se llevan los muebles de un colegio con los niños en el aula
Ayer los niños del colegio privado madrileño Santa Illa estaban en clase cuando unos señores entraron en sus aulas y se llevaron los pupitres en los que estaban escribiendo, las sillas en las que estaban sentados, la pizarra e incluso las tizas. Algunos lloraron, supongo que los más pequeños que tienen un sentido de la propiedad muy exaltado, otros se quedaron confundidos e incluso algunos mayores se encararon con los señores que les quitaban sus mesas.

Lo que sucedió fue que se ejecutó el embargo judicial contra el colegio por impago a la Seguridad Social. Al parecer la crisis ha afectado mucho a este centro bilingüe, homologado por la Cambridge University, que ha pasado de tener 25 alumnos por aula a sólo 10. Los padres que quedan afirman que están muy contentos con el colegio y es el que quieren para sus niños.

El colegio como empresa privada que es, esta sometido a las mismas leyes que cualquier otra empresa, por tanto se puede embargar. Hayan recibido hace mucho tiempo o hace poco la notificación del embargo, no hay excusa para que los niños hayan tenido que presenciarlo. Quizá pensarán que la empresa ejecutora no se atrevería a entrar con los alumnos en sus sillas, pero olvidaron que son trabajadores haciendo su trabajo.

No me extraña que los padres estén indignados pero por lo que parece no es contra el colegio. La Consejería de Educación señala que técnicos de su departamento han acudido al colegio para ponerse en contacto con las familias y ofrecerles plaza en colegio públicos y concertados dentro de la misma zona. Pero los padres no quieren cambiarles.

La deuda es con la Seguridad Social y por un importe elevado. Quien ha gestionado mal los recursos son los administradores del centro y son ellos quienes han propiciado la situación. Quien ha permitido que los niños tengan que vivir esto son las mismas personas, que no han tenido ni la delicadeza de sacarles al patio mientras sus padres les recogían y los muebles salían de las aulas.

Hoy la Seguridad Social ha dicho que devolverá el material escolar, pero no cancelará, lógicamente, la deuda. Me alegro por los niños para que no les hagan cambiar de colegio a mitad de curso. Pero no entiendo a los padres que no están enfadadísimos con los responsables del centro escolar.

Via | El Mundo
Foto | Typically Spanish

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Limitar el fútbol en las escuelas 17 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *