9 julio 2017 Salud

Conocer su uso es fundamental

A lo largo del año las familias pueden llegar a enfrentar varios cuadros vinculados con la salud, es normal que más de un miembro se resfríe, tenga dolores de garganta u otro tipo de infecciones. Ante esta situación se acudirá al médico quien establecerá cuál es el mejor tratamiento para la enfermedad en cuestión. Los padres ¿debemos esperar que siempre deban tomar antibióticos?

Son muchos los padres que consideran que los niños estarán mejor cuanto más antibióticos tomen y hasta terminan enfadados si el profesional no se los receta. Pero el médico sabe que no siempre recetarlos es aconsejable, existen otras opciones y abusar de los antibióticos no es bueno.

Manera en que funcionan los antibióticos

Los antibióticos se comenzaron a usar desde los años 40, gracias a ellos se ha podido curar distintas enfermedades, convirtiéndolos en uno de los avances más importantes de la medicina. Pero abusar de ellos generó que algunas bacterias se volvieran más resistentes, haciendo que ya no sean tan efectivos para combatir algunas enfermedades como en el pasado.

El médico sabe que no siempre recetarlos es aconsejable.

Además, tenemos que señalar, que cuando los pequeños toman antibióticos podrían comenzar a tener efectos secundarios como diarrea, dolor de estómago o podrían presentar algunas reacción alérgica.

Para llegar a comprender la manera en que funcionan los antibióticos se tiene que saber que existen dos principales tipos de gérmenes que enferman a las personas: los virus y las bacterias. Estos tipos de microorganismos trasmiten las enfermedades de forma diferente.

Los virus no se encuentran virus y no pueden existir de manera independiente, se trata de partículas que cuentan con material genético que esta envuelto en una cubierta proteica. Ellos crecen y se reproducen cuando invadieron alguna célula viva. El sistema inmunitario de las personas tiene la capacidad de combatir algunos virus antes de que el organismo se llegue a enfermar. Los antibióticos no sirven para combatir los virus.

Por otro lado tenemos a las bacterias, microorganismos vivos que existen como células independientes. Las bacterias se encuentran en todas partes y en la mayoría de los casos no generan daño. Algunas bacterias se vuelven nocivas y generan enfermedades cuando invaden el organismo de las personas multiplicándose e interviniendo en los procesos normales del cuerpo. En estos casos los antibióticos son la mejor opción porque terminan matándolos e impiden que se reproduzcan o vuelvan a nacer.

Si a un niño se le da un antibiótico para tratar un resfriado común o alguna enfermedad de tipo viral no servirá para nada, ademas de poder generar efectos secundarios. Si esta práctica es habitual se podría ayudar en el desarrollo de bacterias que serán resistentes.

En un próximo artículo continuaremos hablando de las razones por las cuáles abusar de los antibióticos puede ser perjudicial para la salud de los pequeños.

Vía | Kids health
Foto | Pixabay – Public domain pictures

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *