20 junio 2017 Psicología

Una manera de saber lo que están sintiendo

Mediante los dibujos y el uso de los distintos colores los pequeños podrán mostrar sus emociones y su estado de ánimo. Es importante aprender a leer los significados para entender lo que nos están expresando sus emociones de manera inconsciente.

Para poder analizar la situación tendríamos que tener en cuenta diferentes factores, por ejemplo, cuando no existe una disponibilidad de colores (si el pequeño pinta el cielo de verde porque no tiene lápiz azul). En este sentido vale la pena mencionar que a partir del año y medio hasta los tres años y medio el pequeño pinta teniendo muy oca relación entre el color real y lo que pinta.

También pude pasar que los colores terminen apartando la atención al garabato, ya que terminan jugando con los mismos. En un comienzo los pequeños pueden elegir colores oscuros, porque el contraste que tienen con la hoja les llama mucho la atención. Además, los pequeños disfrutan explorando con los colores, en estos casos se tiene que tener cierto cuidado cuando se vaya a interpretar.

En un comienzo los pequeños pueden elegir colores oscuros, porque el contraste que tienen con la hoja les llama mucho la atención.

El uso de determinados colores nos pueden demostrar un carácter tranquilo y sin alteraciones. El empleo de un solo color podría llegar a tener diferentes significados y cada uno de ellos tendría un significado distinto. Realizar un dibujo de un solo color es importante, en muchos casos se relaciona con la falta de motivación.

La transparencia que se realiza en determinados dibujos podría estar demostrando cierta inteligencia e intuición o bien una inclinación hacia decir mentiras, sentimientos de culpa. Un punto importante es que las transparencias podrían estar manifestando casos de abuso sexual, dependiendo del lugar en donde las ubican.

Lo que significan los colores

El color azul no está indicando que el pequeño se siente en armonía. Se trata de niños sociables que saben y pueden controlar los impulsos.

El color verde nos refleja que el pequeño está nervioso, con hipersensibilidad. Es un color muy elegido por los pequeños muy emotivos.

El rojo, analizándolo psicológicamente, se refiere a la energía o actividad. Puede vincularse con la actividad física. Se relaciona a la confianza en uno mismo. En algunos casos se asocia con la agresividad.

El color amarillo nos demuestra que el pequeño es sensible, generalmente veremos niños muy solidarios. Personas extrovertidas y sociables.

El morado o violeta es un color que nos marca el interés, curiosidad o fascinación. Se relaciona a la transformación, saltarse las normas que rigen los valores de tipo emocional. Suelen ser pequeños con cierto grado de melancolía.

El blanco demuestra el desapego afectivo. El marrón nos señala si el pequeño está viviendo momentos de cierta tensión, suelen ser pequeños bastante realistas.

El color negro es una manifestación de tristeza, pero dependerá del tipo de dibujo en general.

Vía | Psicodiagnosis
Foto | Pixabay – 422737

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *