12 mayo 2014 Educación

Un futuro mejor aprendiendo a programar desde la escuela

El pasado día 8 de este mes de mayo tuvo lugar la sexta edición de Café Crea, una propuesta de la Editorial Santillana para que los educadores compartan experiencias y se cree un debate sobre innovación educativa.

Este proyecto, nacido a partir de Inevery CREA, que ya cuenta con alrededor de 1.300 docentes y cerca de los 2.000 contenidos digitales, es una comunidad para profesores y profesionales de la educación que crean, desarrollan y comparten recursos educativos originales.


En esta sexta edición, cuyo título era Programar para aprender y emprender, el tema a debatir era si cambiaría el futuro de nuestros hijos aprender el lenguaje de programación en una etapa temprana, en primaria.

Este evento se pudo seguir a través de las redes sociales, como Twitter, con el hashtag #cafecrea6 y a través de Youtube. En la página web de inevery crea se puede ver toda conferencia completa.

Son muchas las preguntas que surgen de esta reflexión y a las que se intentó dar respuesta en esta edición de Café Crea:

  • ¿Deberían las autoridades educativas seguir el ejemplo de EEUU, Inglaterra o Nueva Zelanda e incorporarlo al currículo?
  • ¿Cómo llevar la programación a la escuela y cuál es el reto para el profesorado? ¿Asignatura, proyecto transversal, extra-escolar?
  • ¿Se trata de un debate que trasciende el bilingüismo digital y se extiende al estímulo del pensamiento lógico, el emprendimiento y el diseño del cambio?

Algunas de las conclusiones a las que los ponentes llegaron fue que, por ejemplo, no debemos temer enseñar programación a los más pequeños: ya hay ejemplos de prácticas con niños de 4 y 5 años. No deben aprender las bases teóricas a esas edades, si no familiarizarse con el método y sus posibilidades. En el evento pudimos ver un vídeo donde un grupo de alumnos de ESO y Bachillerato participarán en vivo en un hackathon.

Un futuro mejor aprendiendo a programar desde la escuelaLa enseñanza de la programación debe hacerse de forma transversal, es decir, no crear una “asignatura de programación” independiente, si no insertarla en el resto de las asignaturas actuales, creando programas para historia, lengua, etc.

Las ventajas son muchas y evidentes: un mejor aprendizaje del pensamiento lógico-matemático, formar a creadores y no solo a meros consumidores, potencia la creatividad… Pero, además, al demostrarles a nuestros pequeños que son capaces de crear (un proyecto, un programa) esto hará que aumente su autoestima y la seguridad en sí mismos.

El problema, como podemos suponer, es el inmovilismo institucional. Pero como suele ocurrir en educación, el entusiasmo de los profesores supera este hándicap, existiendo varios proyectos que ya están funcionando dentro de la enseñanza pública.

Los encuentros Café CREA tienen una periodicidad trimestral y cuentan con uno o varios ponentes de reconocida trayectoria, tras cuya charla se abrirá la conversación y el debate sobre el tema propuesto.

¿Qué os parece? ¿Creéis que aprender programación sería beneficioso para nuestros hijos?

Página oficial | Inevery Crea

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. 1200 Instagram Followers 17 octubre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *