5 abril 2017 Actualidad, Salud

autismo y muerte por lesiones

Un nuevo estudio relacionado con el autismo y las consecuencias que puede acarrear en los niños, se ha llevado a cabo en Estados Unidos. Esta investigación ha sido publicada en la revista especializada “American Journal of Public Health, después de un intenso trabajo por expertos de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia en Nueva York.

El dato más relevante es que, en los últimos 16 años, el fallecimiento de personas con autismo ha aumentado un 700 por cien, siendo tres veces más probable que, además se produjeran por lesiones o accidentes, algo que aumenta, dentro de la población autista, cuando se trata de niños.

Los niños autistas los más propensos a sufrir ahogamientos

Según han descubierto en este informe, las personas con autismo tienen una esperanza de vida de 36 años menos que el resto de la población. Si un individuo no autista se le ha colocado una media de 72 años, al autista se le estima unos 36 años. En un gran porcentaje de los casos se trata de accidentes o lesiones. La primera causa sería la asfixia, seguida de sofocación y ahogamiento. De hecho, sólo estas tres causas serían las causantes del 80 por ciento de los fallecimientos que se producen entre la población autista infantil.

Para llevar a cabo este informe, los investigadores estudiaron los casos de fallecimiento de personas diagnosticadas con autismo, entre los años 1999 y 2014. Precisamente en ese periodo es cuando se comprobó que el fallecimiento de autistas había sido siete veces mayor que el resto de épocas.

Niño nadando

Fundamental enseñarles a nadar

Tras valorar los informes, a raíz de los exámenes forenses realizado en el fallecimiento, se pudo comprobar como los niños autistas fallecidos por ahogamiento eran mucho más numerosos que los que no presentaban esta característica. De hecho, según las cifras manejadas, eran 160 veces más propensos a sufrir este accidente mortal, que el resto de la población infantil.

Ante estas dramáticas cifras, los expertos inciden en la necesidad de que los niños autistas aprendan, cuanto antes, a nadar con el fin de evitar este importante riesgo. Incluso antes que enseñarle o fomentar habilidades lingüísticas o de sociabilización, es necesario que se les eduque para defenderse en un medio peligroso como son las grandes masas de agua.

Vía | Psiquiatría
Fotos | Etapa infantil y Hoy Guareña

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *