1 junio 2014 Entretenimiento, Otros

cine: Salvatore Cascio

Hay niños que irrumpen en el panorama cinematográfico con tal fuerza, que resulta imposible olvidarlos, incluso aunque hayan decidido abandonar sus carreras interpretativas. Niños que, gracias a un buen trabajo y, sobre todo, a una película con un guión exquisito, se quedan marcados a fuego en nuestra retina haciendo que los recordemos, eternamente, como esos pequeños que hicieron vibrar a nuestros sentidos.

Hoy nos encontramos con otro niño italiano que, al igual que su paisano Giorgio Cantarini, alcanzaron la cima del éxito con películas llenas de emoción, admiradas y premiadas por todo el mundo. Y ambos, casualmente, alcanzaron tan rápido la fama que después de varios trabajos sin más repercusión, decidieron abandonar el mundo del cine para dedicarse a otras tareas más de “andar por casa”. En esta ocasión estamos hablando de Salvatore Cascio.

Salvatore Cascio es un actor italiano, nacido en 1979, que empezó su andadura interpretativa siendo muy niño en un programa de la televisión italiana de gran éxito: “Maurizio Constanzo Show”, que emitía Canale 5. Ahí es donde se fijó el director de cine Giusseppe Tornatore para que fuera el protagonista de su nueva película “Cinema Paradiso”, que grabaría en 1988, cuando Salvatore tenía tan solo 9 años.

Esta gran joya cinematográfica, se convirtió en una de las favoritas del gran público gracias a su delicada y hermosa forma de realizar un homenaje al cine de siempre, en un país acosado por graves problemas sociales. Y gran parte de ese éxito fue gracias al trabajo de este niño que interpretaba a Totò Di Vita durante su época infantil. Tal fue el calado que consiguió en el público, y sobre todo en los críticos, que consiguió el BAFTA al Mejor Actor de Reparto, pasando por encima de actores de raza como Al Pacino. No en vano la película recibió el Oscar al mejor trabajo de habla no inglesa.

Pero como suele pasar en tantas y tantas ocasiones, tras aquella gran obra, le siguieron películas de menor importancia, y tras trabajar algunos años más en producciones con menos repercusión, decidió abandonar su carrera interpretativa para centrarse en sus estudios. Eso sí, todo el mundo seguirá recordándole como aquel Totò que nos llenó de magia el corazón.

Vía | Fotogramas
Foto | Kresala

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los niños en el cine: Skandar Keynes 29 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *