6 agosto 2017 Salud

Síntomas para tener en cuenta

Si recientemente notaste que la orina de tu niño se ha vuelto turbia te aconsejamos leer el siguiente artículo para obtener más información. Comenzaremos por aclarar que la orina turbia no es en sí una enfermedad, pero se puede considerar con un síntoma claro de que algo no está funcionando del todo bien.

En muchas oportunidades la orina ha servido como un indicador del estado de la salud. Si presenta un tono amarillo oscuro no es una buena señal. En la mayoría de los casos, tanto en niños como en adultos, se aconseja realizar una visita al médico lo antes posible.

Causas de la orina turbia

Existen algunas posibles causas que generarían que la orina de los niños esté turbia. Una de ellas es la deshidratación, este sería una de las causas más leves. Si un niño se encuentra deshidratado está sufriendo una falta de agua y otros líquidos en el organismo, esto genera que no se puedan llevar adelante las funciones normales. Por esa razón la orina se volverá más oscura y turbia.

En muchas oportunidades la orina ha servido como un indicador del estado de la salud.

En otros casos podríamos estar frente a un exceso de proteínas. Si la orina adquiere un aspecto espumoso y turbio significaría que el riñón encargado de filtrar la sangre y transportar las sustancias de desecho a la vejiga urinaria para eliminarlas estaría reteniendo proteínas. Este problema es conocido como proteínas.

Frente a una infección en el tracto urinario se podría generar que la orina se vuelva turbia. Esto es más frecuente en las niñas que en los niños. La infección es generada por bacterias. Además de adquirir un color particular la orina tendrá un olor mucho más fuerte y concentrado de lo normal y la niña sentirá un ardor al orinar. En algunos casos el cuadro es acompañado por fiebre, vómitos o nauseas.

En otros casos se vincula con haberse excedido en las comidas, especialmente si la ingesta ha sido de alimentos con altos contenidos de fosfatos. Cuando los cristales de fosfato se concentran en la orina la misma se volverá turbia.

Otras razones por las que la orina se podría volver turbia: infección de los riñones, anemia hemolítica, cálculos renales, ictericia.

Es muy importante que en estos casos se consulte con el médico, quien seguramente recomendará la realización de algún análisis complementario y, en base a sus resultados, la realización de algún tratamiento específico para cada caso en particular.

Vía | La saludi
Foto | Pixabay – Jaytaix

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *