13 diciembre 2010 Crecimiento, Salud

pìernas

Cuando tenemos un hijo con las piernas arqueadas nos podremos llegar a preguntar si esto es normal. En términos más académicos el término apropiado para este problema es genu varum (genu significa rodilla y varum significa ángulo).

El médico será el que te podrá ayudar a determinar si el ángulo de inclinación es fisiológicamente normal o en su desarrollo se volverá normal. Algunos casos, también, pueden ser considerados patológicos, como consecuencia de un proceso de enfermedad.

En los casos normales, la inclinación irá disminuyendo a medida los chicos crezcan, en los casos patológicos los cuadros empeoraran con el desarrollo del pequeño.

La inclinación de sus piernas puede quedar de manifiesto en la parte inferior del fémur cerca de las rodillas, en la articulación misma, en el hueso superior cercano a la rodilla o en diferentes combinaciones de estos huesos y articulaciones.

Es normal que tu hijo haya nacido con las piernas arqueadas, pero a medida va pasando el tiempo esta alineación se va corrigiendo y cuando ya tiene un año y medio la mejora es completa. Si a los tres o cuatro años ves su rodilla con una marcada inclinación hacia fuera deberás consultar con un profesional los pasos a seguir, dependiendo de la gravedad y del ángulo que se forme.

Otro caso que se puede ver en los más pequeños es la torsión tibial interna o torsión tibial medial, la misma fue provocada por una mala posición intrauterina, estos trastornos suelen mejorar solos entre los cuatro y seis años de edad.

Cuando los casos son de índole patológicos pueden dar lugar a enfermedades como el raquitismo o la enfermedad de Blount.

Vía | Pediatric Orthopedics
Foto | Flickr – Como un pez en el agua

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Raquitismo 15 diciembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *