17 marzo 2015

Dry nites

¡Qué difícil es levantarse a mitad de noche para cambiar las sábanas y el pijama de nuestro hijo porque se ha mojado! Si es ocasional no pasa nada, pero si nuestro niño ya está en Primaria y los escapes son frecuentes, hablamos de enuresis. Nada peor que regañarle y hacerle sentir mal, el niño no puede evitarlo y ya se siente suficientemente abochornado para que lo agravemos. Nuestra postura debe ser cariñosa y comprensiva. Hay que explicarle que no es el único al que le sucede, que la enuresis es bastante frecuente y que conseguirá superarlo.

También podemos ser prácticos y evitar el mal trago nocturno utilizando braguitas o calzoncillos absorbentes. Son cómodos y discretos, el niño se levantará seco, habrá descansado mejor y no añadirá a su frustración el habernos despertado de noche para que le ayudáramos a cambiarse. Por cierto, ahora los tienes de promoción en bebitus hasta el 23 de marzo, con el código DRYNITES15 obtienes un 15% de descuento. Además de evitar que se moje hay otras estrategias que podemos probar para ayudarle en el proceso de superar la enuresis.

Calzoncillos y braguitas Drynites

Lo primero es consultar con el pediatra y no darle ningún medicamento o producto que no nos haya recomendado. Tendremos que hablar con nuestro hijo, dejarle que exprese lo que siente y contarle que se trata de una enfermedad y no de algo que haya que esconder. Así conseguiremos que no caiga su autoestima y que se responsabilice y tome algunas medidas como hacer pis cada noche antes de acostarse y no beber mucho líquido dos horas antes de ir a la cama. También podemos enseñarle a fortalecer sus músculos pidiéndole que corte el chorro de orina y reanude la micción segundos después.

El cariño, la comprensión y la paciencia son nuestras armas frente a la enuresis nocturna. Ánimo que, como todo, pasará.

También te puede interesar