19 febrero 2010 Actualidad, Crecimiento, Juguetes y juegos, Psicología

pelea

Yo, como mamá, en muchas oportunidades me he preguntado si es `grave’ que mi hijo solo juegue a pelear, o juegos vinculados con la guerra. Según me han explicado, jugar a la guerra no es lo mismo que hacer la guerra y fingir que se mata, que se muere o que se ataca no quiere decir que lo vayan a hacer en un plano real, sino que todo es simbólico.

Jugar a la violencia puede ser, en ocasiones, una manera de tenerla controlada, incluso hasta de deshacerse de ella y de hacer más improbable que los chicos acaben ejerciéndola.

Por tal motivo, no se pueden las acciones totalmente prohibitivas y puritanas con los juegos de guerra sean saludables.

En este tema se podría presentar una discusión. Pero si el niño se dedica exclusivamente a juegos de guerra esta demostrando un empobrecimiento en la elección de los juegos y en sus intereses.
En estos casos puntuales habrá que poner más atención en lo que está viendo en la televisión, si esta con un exceso de programas agresivos que le brinden un modelo poco deseable. También debemos cuestionarnos si hay en el pequeño un exceso de agresividad latente que está liberando por la vía del juego. Y si bien la forma del juego es la menos perjudicial debemos descubrir los síntomas y reflexionar acerca de que es lo que está causando esta agresividad.

En el caso de que los juegos se vuelvan realmente agresivos al extremo de que los pequeños se puedan causar daño, debemos poner límites muy claros y sobre todo charlar bien el tema.

Vía | Ser Padres Hoy
Foto | Niños peleando

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *