El Camino de Santiago con niños, toda una aventura

El Camino de Santiago con niños, toda una aventura

Escrito por: Sacra    3 agosto 2013     Comentario     2 minutos

Una de las experiencias más bonitas que podemos ofrecer a nuestros niños es animarles a realizar el Camino de Santiago. Se trata de una aventura distinta, llena de diversión, de sanos encuentros con la naturaleza y especialmente enriquecedora donde la historia, más allá del aspecto religioso, tiene un papel fundamental.

Pero es importante que si vamos con pequeños lo tengamos todo bien planeado. No podemos, o debemos, dejar nada a la improvisación, especialmente porque es importante que disfruten pero, también, tengan sus momentos de descanso y, por supuesto, de ocio. Así que lo mejor es ver las capacidades de cada uno y no forzar demasiado la “máquina” o acabaremos nuestra aventura cuando apenas hemos empezado a andar.

La edad ideal es a partir de los 3 años y, hasta los 6, ir acompañados de una sillita o carro para llevarlos en esos momentos en los que se van a cansar. Es recomendable que las rutas diarias sean de, como máximo, 15 o 20 kilómetros, cantidad que se puede aumentar según la edad de los pequeños y sus capacidades. A partir de ahí iremos planeando los lugares donde encontrar alojamiento para que el descanso sea perfecto.

La preparación previa es sumamente importante, así que durante unos meses antes a iniciar el Camino podemos utilizar los domingos como motivo para hacer senderismo, pasear por el campo o hacer alguna que otra actividad en la naturaleza.

Existen guías y libros, especialmente para los pequeños, en los que se les explica la ruta, su historia, y todos aquellas curiosidades que irán encontrándose a lo largo del sendero, algo que nos puede servir como excusa para inventarnos historias, compartir conocimientos sobre naturaleza o volvernos exploradores en los hermosos paisajes que iremos encontrando.

Vía | Consumer
Foto | ABC


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.