Detectar el ojo vago para prevenir el fracaso escolar

Detectar el ojo vago para prevenir el fracaso escolar

Escrito por: Fernando Cantillo   @Fercatodic    17 septiembre 2014     10 Comentarios     2 minutos

Hoy, 17 de septiembre de 2014, la Fundación Alain Afflellou ha presentado su 15ª Campaña de Salud Visual Contra el Fracaso Escolar, este año centrada en la ambliopía u “ojo vago”, que afecta a entre el 3 y el 5% de los niños.

Como incentivo para recordar a los padres la importancia de comprobar periódicamente la salud visual de los hijos, la Fundación Alain Afflelou realizará revisiones gratuitas para niños de entre 5 y 7 años, regalando las gafas graduadas a todos aquellos que las necesiten.

Comenzada el pasado día 15, y que se prolongará hasta el próximo 31 de octubre, esta campaña pretende hacer ver a los padres la importancia de las revisiones oftalmólogicas. Poniendo especial énfasis este año en la ambliopía, mas comúnmente conocida por todos como “ojo vago”, esta anomalía visual se ha convertido en una de las principales causas de pérdida de visión, afectando a entre el 3 y el 5% de la población infantil.

La presentación de la campaña ha sido a cargo de personal de La Fundación, además de varios expertos ópticos Optometristas, profesores y pedagogos y dos madres con hijos con ambliopía.

Detectar el ojo vago para prevenir el fracaso escolar

La ambliopía es una pérdida parcial de visión en uno de los dos ojos generalmente, aunque también puede afectar a los dos. Suele estar causada por un defecto en la formación de la visión durante la edad infantil y afecta sobre todo a menores de 7 años.

Los síntomas son muy leves y difíciles de reconocer incluso al propio niño, por eso es tan difícil de detectar. La Fundación Alain Afflelou nos señala algunas de las principales señales que delatan que nuestro hijo tiene un “ojo vago”:

  • Cierra un ojo o se lo tapa con una mano para ver mejor
  • Entrecierra los ojos
  • Gira constantemente la cabeza para ver con el ojo bueno
  • Existe falta de coordinación ojo-mano, muestra dificultades o rechazo para practicar deportes o actividades físicas como montar en bicicleta
  • Dolor en el ojo, lagrimeo, picor, mareos, dolor de cabeza, guiños continuados, enrojecimiento…
  • Retraso en la comprensión lectora

Aunque difícil de detectar, es una de las dolencias visuales más fáciles de corregir si se detecta a tiempo, de ahí la importancia de las revisiones periódicas, porque no siempre se diagnostica bien esta anomalía. Por ello es fundamental una estrecha relación entre padres, pediatra y, sobre todo, un especialista en óptica infantil que sepa detectarlo a tiempo.

¿Qué opináis del “ojo vago”? ¿Alguno de vuestros hijos lo padece o ha padecido?

Más información | Página oficial Fundación Alain Afflelou


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.