Doble fila de dientes: una anomalía que suele resolverse sin intervención

Doble fila de dientes: una anomalía que suele resolverse sin intervención

Escrito por: Macarena   @Macarenagonzal    9 agosto 2015     Sin comentarios     2 minutos

Es aproximadamente hacia los 5 años cuando los incisivos centrales inferiores (primeros dientes definitivos) pueden irrumpir en la boca de los peques, aunque la edad puede variar en cada niño: ya sabéis que hay peques que con 4 ya empiezan a perder los de leche, y otros que con 7 aún no han recibido la visita del Ratoncito Pérez. La cuestión es que los dientes que ocuparán su lugar cuando los temporales caigan, están preparados (aunque no los veamos). Y no los vemos salvo en algunas ocasiones en las que se sitúan detrás de los primeros, de manera que no se produce la caída como la entendemos.

Puede ocurrir tanto en las piezas inferiores como en las superiores (incisivos laterales); la doble fila de dientes (no quiere decir que ocurra en todas las piezas) se estima que sucede en el 30 por ciento de los niños, por lo que no es tan raro como a priori podríamos pensar. Y por otra parte no siempre es necesario extraer el de leche, porque acaban cayendo semanas después. Así pues no es preocupante en la mayoría de los casos.

Los dientes definitivos empujan a los de leche tras provocar la absorción de sus raíces; pero cuando aparecen de forma paralela, las raíces de los temporales permanecen intactas, así que la pieza no se mueve. Si pasadas unas semanas el diente de leche no ha caído por sí mismo es conveniente consultar a vuestro odontólogo para que tome una decisión, antes de lo que probablemente realizará una radiografía.

A veces, el motivo de que veamos doble fila de dientes en la boca del niño es que los definitivos no tienen espacio para salir, y cuando lo hacen se colocan de lado. Esto es por que el arco suele ser estrecho y los dientes temporales han estado muy juntos, de forma que los otros (que son más grandes) no tienen sitio en el que colocarse correctamente. Esta causa requiere (además del seguimiento) una buena higiene dental, porque no toda la superficie del diente está accesible.

Como es habitual se recomienda la limpieza diaria (varias veces) y visita al odontólogo al menos una vez al año.

Vía e imagen | Bee Healthy


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.