Enuresis y encopresis, cuando el niño no tiene control sobre sus esfínteres

Enuresis y encopresis, cuando el niño no tiene control sobre sus esfínteres

Escrito por: Belén    9 noviembre 2009     9 Comentarios     3 minutos

Se considera que un niño padece enuresis cuando moja la cama por la noche o en la siesta, de forma intermitente pero frecuente, a una edad en que ya debería controlar sus esfínteres. Esta edad son los 5 años para las niñas y los 6 años para los niños porque maduran más lentamente. No se debe confundir la enuresis con el escape ocasional de pis durante la noche, un accidente que ocurre algunas veces a los pequeños entre 6 y 10 años.

Hacia los 18 meses el bebé ya puede avisarnos de que está mojado e incluso anticipar la sensación del pis. A los dos años se comienza a controlar el pis de día y más tarde de noche. A los 4 años los niños ya tienen la madurez suficiente para controlar los esfínteres. Es importante recordar que cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo y que estas edades son solo orientativas.

La encopresis la padece el pequeño que hace caca involuntariamente en lugares que no debería, cuando ya tendría que haber logrado controlarlo. Como en el caso del pis esto sucedería entre los 3 y los 4 años.

Tanto la enuresis como la encopresis pueden ser primarias si el niño nunca ha conseguido controlarse o secundarias cuando una vez conseguido el control, lo pierde a los 3 o 6 meses. Se calcula que la enuresis afecta a unos 500.000 niños españoles. Aproximadamente entre un 15 y un 20 por ciento de los niños entre 5 y 6 años, entre un 6 y un 8 por ciento de 10 años y un 1 por ciento de mayores de 15 años.

No hay nada que explique completamente el motivo de la enuresis. Uno de los factores que puede influir es un bajo nivel de la hormona antidiurética, que disminuye la orina que generamos de noche. También pueden ser causa, los malos hábitos de aprendizaje, como presionar al niño para que deje el pañal demasiado pronto. El estreñimiento crónico podría ser motivo de encopresis, al distender el colón y provocar una pérdida del tono muscular.

En el caso de la enuresis secundaria el motivo puede ser psicológico, por depresión o por un cambio en la vida del niño, como un cambio de casa o la llegada de un hermanito. Un 60 por ciento de los casos de enuresis ocurren en niños con un familiar que lo padece o lo ha padecido. Si ambos padres controlaron el pis a una edad tardía, la posibilidad de que el niño también lo haga es de un 77 por ciento. Sólo en un 5 por ciento de las ocasiones hay una causa orgánica y suele asociarse a otros síntomas.

El pediatra puede ayudaros a afrontar estos dos problemas y a encontrar una solución adecuada al carácter y personalidad del niño.

Más información | Incontinencia Infantil
Foto | Ask a mum


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.